3.000 apasionados por la botánica

La primera jornada se saldó con buenas ventas./
La primera jornada se saldó con buenas ventas.

En la presente edición, que termina hoy, 48 viveristas exponen su oferta por el jardín botánico de Iturraran, un escaparate perfecto

ANTXON ETXEBERRIA

La feria de plantas de colección de Aia va superando cada año sus cifras. La cita en el jardín botánico de Iturraran resulta ineludible para los cada vez más numerosos aficionados a la botánica que acuden expresamente hasta este escaparate para ver y comprar plantas que lucirán en jardines, terrazas y balcones. La feria expone plantas procedentes de los cinco continentes, muchas de ellas desconocidas en nuestras latitudes pero cultivables. En la presente edición participan 48 viveristas, que se distribuyen dentro del jardín botánico, en un entorno realmente privilegiado y más en días soleados como el de ayer.

El buen tiempo acompañó y el público respondió. Ayer, primer día de feria, se recibió la visita de casi 3.000 personas, con gente procedente de lugares diversos. Estaba por ejemplo un grupo de aragoneses, estudiantes de jardinería, entre ellos el argelino Samir que hizo una tesis sobre agronomía y actualmente trabaja en Argel en temas relacionados con la agricultura. «Estoy de vacaciones, he venido a visitar a mis amigos de Zaragoza y nos hemos venido a pasar el día. Compraría muchas plantas, pero hay que contenerse un poco; sobre todo, busco plantas medicinales y también plantas comestibles», comentaba con la intención de pasar el día en la feria y luego regresar por la tarde a Zaragoza. Desde la localidad cántabra de Parbayón visitaba la feria Fran Grower con su mujer y dos hijas. «Esta feria es una referencia, acudimos a comprar plantas para el jardín de casa», decía. Lo mismo que José Ignacio Gallastegi y Ana Herranz, de Elorrio, quienes salían de la feria con la carretilla llena de plantas. Por su parte, Dolores Zabalza y María Arguiñano, de la localidad navarra de Gorraiz, se interesaban por las begonias que presentaba el vivero asturiano Plantvillor. «Hay una gran variedad. Yo no conocía esta feria, pero me ha sorprendido por la variedad que hay», elogiaba Dolores.

Gotzon Odriozola, vecino de Orio, no faltó a la cita. «He venido con mi cuñada. Tengo una pequeña huerta y he adquirido semillas de pimientos de Gernika a una viverista de Bayona, que la verdad está vendiendo mucho. Hemos abonado y dejado allí las bolsas, para recogerlas al final de la mañana».

A tenor de la gente que rodeaba los puestos de venta, las ventas estuvieron a la altura. «Todo el mundo compra algo», reconocía un voluntario aiarra que organizaba la salida y entrada de la gente al recinto ferial. «Hace bueno y desde primera hora anda mucha gente. Veo a todo el mundo salir con las bolsas llenas», añadía mientras daba indicaciones a otra treintena de personas que descendían de uno de los autobuses-lanzadera. La entrada a la feria cuesta 4 euros y con el ticket el visitante recibe un detallado plano explicativo de todos los puestos de la feria y de las especialidades de cada viverista.

Entre los participantes, una quincena de viveristas franceses, también de Cantabria, Asturias, Galicia, el Mediterráneo, vascos... Entre los puestos locales vimos a Lurberry, con el zarauztarra Ruben Sabalza con su vivero ecológico de plantas de pequeños frutos, mientras a su lado, su cuñada, Iratxe Manzisidor (Blasenea Mintegia), se disponía a dar explicaciones sobre sus hortalizas ecológicas. «Es lo bueno que tiene esta feria. La gente pregunta, se informa y luego decide si compra o no. Interactuamos directamente con la clientela, se aprecia mucho interés y cada vez mayor cultura respecto a todo el tema de la botánica», opina Iratxe, quien lleva años acudiendo puntualmente a esta cita. Hay mucho donde elegir, con frutos del bosque, plantas carnívoras, gramíneas, plantas tropicales, plantas del Mediterráneo, orquídeas rústicas y tropicales, palmeras, plantas acuáticas, aromáticas y útiles, plantas cítricas, árboles y arbustos de colección ...

También en el pueblo

En paralelo a la feria que hoy también abre, en la plaza de Aia se reunirán esta mañana una quincena de puestos donde se podrá encontrar toda una variedad de productos relacionados con el mundo de las plantas: plantas de temporada, aromáticas y culinarias, aceites esenciales de flores, cremas, jabones, productos para el cultivo ecológico, artesanía para plantas, etc. Asimismo, se han organizado dos charlas. La primera a las 11.00 horas con la presentación del último libro de Jakoba Rekondo 'Bizi baratzea Altza Porru' y, a mediodía la charla sobre 'Geometría sagrada en la jardinería' a cargo de José Mari Zabala.

La organización ha habilitado dos aparcamientos, uno en Aia y el otro en Txurruka, con acceso al recinto ferial con un servicio continuo y gratuito de autobuses-lanzadera. Al igual que ayer, este servicio de transporte funcionará hoy, con el primer autobús hacia el recinto ferial que saldrá de los aparcamientos a las 09.45, y el último a las 17.00.