La nueva estación del TAV en Donostia se adelantará a 2019 para conectar con Europa

José Antonio Santano, Arantxa Tapia, Eneko Goia e Iñigo de la Serna escuchan las explicaciones del responsable de las obras./
José Antonio Santano, Arantxa Tapia, Eneko Goia e Iñigo de la Serna escuchan las explicaciones del responsable de las obras.

El ministro Iñigo de la Serna supervisó en Donostia con Tapia, Goia, Santano, y Etxezarraga, el inicio de las obras para la conexión París-Madrid

ANA VOZMEDIANO

El comienzo de las obras que adaptarán el ancho de vía actual al europeo y que permitirán la llegada a Donostia de la alta velocidad desde Francia y después desde Madrid, se rodeó ayer de toda solemnidad. El ministro de Fomento, un receptivo Iñigo de la Serna, compartió la colocación de una simbólica primera piedra de esta obra con la consejera de Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, así como con los alcaldes de los tres municipios afectados: Eneko Goia de Donostia, José Antonio Santano de Irun y Zorione Etxezarraga de Astigarraga.

millones de euros es el coste de las obras para implantar el tercer carril, que en la práctica supone adaptar las vías al ancho europeo en el tramo Irun-Astigarraga pasando por San Sebastián. No incluye las estaciones.

Primeros trabajos

Puente: Se han centrado en la mejora y refuerzo del puente metálico sobre el río Urumea para su adaptación al ancho mixto.

Adecuación: Paralelamente ha comenzado la adecuación del emboquille en el lado de San Sebastián del túnel de Gaintzurizketa de 535,5 metros de longitud para la ampliación de gálibo.

Subestaciones

Rehabilitación: Los futuros usos requirirán la rehabilitación de las subtestaciones de tracción de Loiola, Gaintzurizketa e Irun y la construcción de dos nuevas subestaciones en Martutene y Tolosa.

Línea aérea: Se abordarán modificaciones en la catenaria.

El lugar escogido no fue el más adecuado para explicar cómo avanza el proyecto de la alta velocidad, muy cerca del puente de Hierro de la capital donostiarra. Porque además de los pitidos y gritos de los estibadores en pleno conflicto laboral, explicaciones y discursos se vieron también alterados por el paso de trenes, coches o, incluso de una ambulancia.

Más allá del escenario, el micrófono sí permitió escuchar al ministro, el que fuera alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, que «antes del verano de 2019 podríamos estar listos para la llegada de trenes de alta velocidad que provengan de París». Los técnicos esperan que, en paralelo a estas obras de adaptación del ancho español al ancho europeo, se avance también en todos los trámites necesarios para la remodelación que exige la estación del Norte, la terminal principal de San Sebastián, para la llegada del AVE.

La alta velocidad llegaría así a Donostia en el 2019, en algo más de dos años, si no procedente de España, sí de Francia. No hubo declaración política oficial sobre la vinculación temporal de ambas obras, pero sí una confirmación técnica de que se espera que las dos, la del tercer hilo y la de la playa de vías de la estación ferroviaria donostiarra concluyan a la vez.

«Todavía no hay proyecto definitivo para la nueva terminal», advirtieron técnicos de Adif que, sin embargo, reconocieron que se avanza también en esta materia. Arantxa Tapia fue rotunda: «Esperamos que, con el clima de colaboración existente, las obras vayan, por fin, a alta velocidad».

La consejera se había reunido ayer mismo con el ministro De la Serna en el hotel Amara Plaza antes de que se celebrara el encuentro ante los medios de comunicación. Ambos confirmarían que se cuadran agendas para la próxima reunión política, en el que también participarían los alcaldes implicados, incluidos los de Bilbao y Vitoria. Las cumbres políticas van a ir sustituyendo poco a poco a los encuentros técnicos para que, como desea Tapia, esa línea Madrid-Hendaia que ayer daba un paso importante, vaya a una velocidad cada vez más rápida.

La hora de los alcaldes

Ese ambiente de complicidad y colaboración que reinó en la ruidosa comparecencia de ayer fue rubricado por las declaraciones de los propios alcaldes presentes en el acto.

La máxima autoridad donostiarra, Eneko Goia, se mostró muy satifecho por el inicio de la obra y por lo que esta supone. «No sé si somos conscientes de la importancia que tiene que, por fin, podamos contar con el ancho europeo. Pero el caso es que dentro de dos años, en un horizonte cercano, la frontera ferroviaria se habrá eliminado y ese es un paso muy grande».

El propio alcalde de San Sebastián reconoció que la disposición hacia el boceto de estación por parte del ministro de Fomento es buena y que supondrá que se materialice la integración del AVE en la intermodal. ¿Para finales de 2019? «Eso esperamos, ojalá sea así». A primeros de marzo está prevista una reunión sobre la estación donostiarra, que no solo estará vinculada con la de autobuses, sino también con el centro cultural de Tabakalera.

Santano, el alcalde de Irun, también estaba encantado, «aunque creo que es lógico que yo sea el que está más contento. Porque si es importante que se dé este paso para la conexión de la alta velocidad entre Madrid y París y que Irun sea tenido en cuenta, sabemos que van a retomar esa petición de que se analicen todas las vías y edificios ferroviarios que ni tienen uso ni lo tendrán».

No solo de estaciones y vías se va a hablar en un próximo encuentro. Se baraja también que se tomen decisiones sobre el nudo de Bergara, ahora paralizado y, sobre todo, que se determine si el Gobierno del Estado autoriza que sea el vasco el que ejecute las obras del TAV. «No se puede avanzar nada», se advirtió ayer.

La tuneladora

Quedaban por determinar los aspectos técnicos de las obras del tercer carril entre Astigarraga e Irun, que fueron desgranados por el propio ministro de Fomento, que destacó que va a utilizarse una tuneladora que nunca ha sido empleada en España y que permite que los trabajos se puedan realizar simultaneamente en diferentes puntos. Esta máquina empezará a utilizarse en el túnel de Gaintzurizketa, el más largo de los tres a los que afectan las obras, Capuchinos y Loiola.

Los trabajos incluyen actuaciones en la vía y en toda la línea aérea de contacto, además de instalaciones de seguridad y la adaptación de los túneles, estaciones y apeaderos al ancho mixto. El proyecto supone una inversión global de 165 millones, que no incluiría la penetración en la terminal donostiarra.

Iñigo de la Serna anunció también que esta semana va a celebrarse una cumbre hispanofrancesa en la que uno de los temas importantes será la creación de una comisión mixta para fortalecer el tráfico de mercancías.

«Hoy hemos dado un paso muy importante para empezar a adaptarnos al ancho europeo», concluyó.

 

Fotos

Vídeos