La anorexia y la bulimia ya se diagnostican en menores de 10 años

La mayoría de pacientes con anorexia o bulimia son mujeres./
La mayoría de pacientes con anorexia o bulimia son mujeres.

La asociación guipuzcoana Acabe llama a pediatras y padres a no pasar por alto cualquier señal sospechosa a edades tempranas

ARANTXA ALDAZ

Los trastornos de conducta alimentaria (TCA), principalmente anorexia y bulimia, aparecen a edades más tempranas, en niñas y también niños de 10 y 11 años, un fenómeno novedoso y «muy preocupante» del que alertó ayer la asociación guipuzcoana Acabe, en una rueda de prensa en la sede de la Diputación en la que se repasó la actividad de las asociaciones que cuentan con el apoyo financiero de la institución.

Acabe fue una de las 95 entidades del territorio que se benefició de esas ayudas que este año ascenderán a 850.000 euros en total. También estuvo presente la Fundación Why Not?, con dos proyectos para mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedad mental y sus familiares en su tiempo libre.

El mensaje que lanzó la coordinadora de Acabe, Garbiñe Aguirre, se dirigió especialmente a los padres y a los profesionales sanitarios para que no pasen por alto cualquier señal sospechosa de un trastorno alimentario a edades tempranas, porque ocurren. «Los pediatras constatan que esas niñas y niños tienen un pérdida de peso, pero no le dan mucha importancia porque consideran que es prematuro. Sin embargo, el hecho de que los afectados ya sean niños y niñas es un problema del que tenemos que ser conscientes en la sociedad y tomar más medidas de prevención», reclamó.

el dato

67 nuevos diagnósticos registró el año pasado la asociación Acabe contra la anorexia y la bulimia, de los cuales tres eran hombres. La edad media fue de 22 años. Durante 2016 recibieron 730 llamadas al teléfono de asistencia y realizaron 457 sesiones tanto individuales como en grupo

Aguirre reveló que hace cinco años encontrar a un menor de esa edad enfermo de anorexia o bulimia era excepcional -«no se veían», dijo-, pero desde hace tres años, añadió, ha dejado de serlo y «cada vez hay más niños y niñas con TCA», lo que calificó de «muy preocupante».

Sin embargo, la cifra de nuevos diagnósticos que reciben en la asociación se mantiene estable. El año pasado se registraron 67 nuevos casos, frente a los 78 de 2015. La mayoría fueron mujeres, pero también hubo tres varones. La edad media de los pacientes es de 22 años. A todos ellos y a sus familiares va dirigido el trabajo de la asociación, que echó a andar en 1994 y que cuenta con dos locales, la sede central en el barrio donostiarra de Intxaurrondo y otro en Arrasate para la comarca de Debagoiena. El trabajo, tanto individual como en grupos, se divide en tres programas: Ireki begiak, de prevención y sensibilización; Gainditzen, para los afectados y que abarca todo el proceso de orientación y seguimiento, y Gainditzegune, para atender a las familias.

'Why Not Radio'

Otra de las entidades beneficiarias de las subvenciones a entidades sociales en Gipuzkoa fue la Fundación Why Not?. Ainara Hernando explicó que mantienen un txoko, «una especie de club social donde llevamos a cabo nuestras actividades, con 150 usuarios apuntados, de los cuales 40 son fijos». La programación semanal incluye diez talleres o actividades diferentes, como un club de lectura, teatro, radio, inglés, musicoterapia, informática o gimnasia emocional, detalló.

Otro de sus proyectos característicos es 'Why Not Radio', una radio itinerante realizada por personas con enfermedad mental, que suma ya más de 100 voces y más de 500 programas, y donde los internautas «crean, comunican, expresan sus emociones y pensamientos», describió Hernando.

Tanto las actividades de la fundación (www.fundacionwhynot.org) como de la asociación Acabe (info@acabegi.org) son gratuitas.

 

Fotos

Vídeos