Francia promete abrir más cabinas para reducir las retenciones en la frontera

Durante la operación salida que hoy comienza se habilitarán más cabinas de peaje para evitar retenciones en la autopista francesa. /
Durante la operación salida que hoy comienza se habilitarán más cabinas de peaje para evitar retenciones en la autopista francesa.

El Departamento vasco de Seguridad se compromete también ante las autoridades galas a colocar señales para que los camiones no adelanten cerca del peaje

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN

Llega el momento de la verdad, la hora de verificar si los compromisos se cumplen. El inicio de la operación especial de tráfico echa a andar hoy con la promesa de las autoridades francesas y los responsables de la autopista gala de habilitar cabinas específicas para camiones y así evitar al máximo la concentración de vehículos pesados en torno a la frontera. El acuerdo se adoptó la semana pasada, en el transcurso de una reunión entre responsables del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco con las autoridades policiales del país vecino, en la que también participó Bidegi.

En el encuentro se acordaron «determinadas medidas» que permitirían atenuar el efecto negativo en toda la zona fronteriza, no solo en la autopista, y sin desatender las actuaciones de seguridad que el actual nivel de riesgo requiere, máxime tras el reciente atentado terrorista de Estambul.

Fuentes de Seguridad indicaron ayer que «los compromisos a los que hemos llegado son fundamentalmente de información inmediata para la adopción más urgente de las posibles medidas correctoras».

De esta manera, desde el lado francés asumieron habilitar más cabinas cuando la intensidad del tráfico lo requiera, aunque matizaron que «adaptándose en lo posible a las medidas de seguridad». De igual manera, prometieron que se abrirían más «cabinas específicas para camiones» y así evitar al máximo posible su concentración.

Por su parte, la Ertzaintza, así como la Dirección de Tráfico y Bidegi, se comprometieron a aplicar medidas paliativas y correctoras para gestionar la afección al tráfico, entre ellas la colocación de señales para prohibir que los camiones adelanten en el último tramo previo al peaje de Biriatou.

Precisamente, la falta de recursos es, en opinión de Guitrans, la patronal del transporte guipuzcoano, una de las principales causas de las kilométricas retenciones que desde hace seis meses se llevan registrando en el paso de Biriatou. Guitrans denuncia que en la realización de los controles tan solo se utilizan dos de los diez pasos de peaje disponibles, de manera que se produce un embudo tal, que hace que la aglomeración resulte inevitable. «No son los controles los que provocan las retenciones, sino la falta de utilización de los medios que ya existen. Nos encontramos ante una situación evitable», señalan desde la patronal, que cifra en 55 euros la cantidad que se pierde por cada hora de retención. De acuerdo a los cálculos realizados por la patronal, son ya más de 180 los días de retención, de manera que un empresa que hubiera tenido a lo largo de todos ellos un vehículo, habría perdido 35.000 euros. Guitrans cree en este sentido que la administración francesa no hubiera permitido que se hubiese dado una situación idéntica en sentido contrario.

Hoy, primer test

Para conocer el grado de cumplimiento de estos acuerdos no habrá que esperar mucho, ya que esta misma tarde comienza la operación salida de vacaciones. El punto más caliente durante el éxodo vacacional será la AP-8, hasta la misma frontera, ya que la capacidad del peaje francés ha hecho que en años anteriores también se produjeran retenciones. No obstante, en esta fase de salida, las colas afectan en menor media al sentido Francia, ya que el volumen circulatorio está compuesto principalmente por ciudadanos que residen en países de la Unión que se dirigen a sus destinos vacacionales en el sur de península, Portugal o el norte de África.

De acuerdo a las estimaciones realizadas, se espera que 1.795.000 vehículos en tránsito internacional crucen las carreteras de Euskadi, que se sumarán a los vehículos que, con origen en la comunidad autónoma, circularán hacia las comunidades vecinas. Las previsiones indican que el tráfico podría incrementarse un 4% sobre las cifras del año pasado.

El último fin de semana de julio y el primero de agosto son los que acumulan la mayor parte de movimientos de vehículos. Se espera, por lo tanto, una alta densidad el viernes 22 de julio y el sábado 23, que será aún mayor en el periodo comprendido entre el viernes 29 y el domingo 31 de julio. El primer fin de semana de agosto, -los días 5 y 6- también puede ser conflictivos, aseguran desde Seguridad.

Por lo que al retorno respecta, fuentes del departamento aseguran que no suele darse de manera tan concentrada, si bien indican que a partir de la segunda quincena de agosto, el flujo de vehículos hacia la frontera con Francia aumenta de manera considerable.

Aun cuando Seguridad reforzará las medidas de señalización en los paneles, con mensajes sobre retenciones o incidentes, desplegará 550 agentes y difundirá mensajes en redes sociales y dispositivos móviles, «sigue siendo imprescindible la responsabilidad de los conductores a la hora de enfrentarse a muchas horas al volante», manifestó Garbiñe Sáez Molinuevo, directora de Tráfico.