Lecároz, historia de un Colegio

Foto de familia en las escalinatas de la Iglesia, inaugurada hace 125 años y lo único que queda del antiguo Colegio. /
Foto de familia en las escalinatas de la Iglesia, inaugurada hace 125 años y lo único que queda del antiguo Colegio.

269 antiguos alumnos celebraron ayer los 125 años de su inauguración

ALICIA DEL CASTILLO

Emocionados, pero también contentos por el reencuentro, -en algunos casos, «de los que quedan»-, excolegiales de Lecároz de todos los años volvieron ayer al lugar donde muchos pasaron su infancia y adolescencia. No pudieron recorrer las aulas del antiguo Colegio, derribado hace unos años, pero sí regresar a las escalinatas de la Iglesia, que se inauguró tal día como hoy hace 125 años.

Hasta 269 antiguos alumnos se dieron cita primero en la Iglesia de Elizondo y luego en el nuevo Colegio, reconvertido hace años en Instituto Público, para celebrar esta efeméride y los 100 años de la Asociación de excolegiales.

A algunos les costaba reconocerse ante antiguos compañeros, después de décadas sin haberse visto y muchos recorrían las paredes del polideportivo, reconvertido en mural donde se podían ver las fotografías de todos los alumnos que han pasado por el centro, ordenadas por años y por clases, buscándose.

Porque por Lecároz pasaron miles de alumnos, como los políticos Jesús María de Leizaola, presidente del Gobierno Vasco en el exilio hasta 1979, o José María López de Letona, ministro de Industria en la época de Franco. También miembros de la nobleza, como el príncipe Carlos de Borbón y Borbón, el escultor Jorge Oteiza, Aita Donostia, el compositor Nicanor Zabaleta...

Algunas de esas personas relevantes en distintos ámbitos no se quisieron perder ayer la cita, como el investigador Pedro Miguel Etxenike, el cocinero Martín Berasategui, el exjugador de fútbol Zaldua o el obispo Mario Iceta, que ofició la misa celebrada por la mañana en la Iglesia de Elizondo, concelebrada por el Padre Provincial de la Orden Capuchina Benjamín Echeverría y otros padres capuchinos. En la misa se rindió homenaje a Claudio Zudaire, Padre Cecilio de Lezaun, fallecido recientemente. Tras ella, además actuó la Agrupación Coral de Elizondo y después tuvo lugar el concierto de piano a cargo de Josu Okiñena, acompañado por el tenor Guillén Munguia, con obras del Padre Donosti.

Ya de vuelta en Lecároz, todos posaron en las escalinatas de la antigua Iglesia para la foto de familia y después algunos visitaron el nuevo Colegio, para recordar el tiempo que pasaron en el que fue considerado uno de los mejores centros educativos.

En el polideportivo, además de la comida, el escritor, periodista y excolegial Fermín Goñi, presentó su libro 'Lecároz en 100 palabras', que saldrá a la venta en otoño y que recoge momentos olvidados de la Historia del Colegio que ha conseguido recuperar tras una intensa labor en los archivos Capuchinos. Ayer, los excolegiales tuvieron la oportunidad de adquirirlos en primicia, con un marcapáginas realizado por Pedro Chillida, que no pudo acudir.

En la sobremesa hubo algunas sorpresas, como el homenaje que rindieron los alumnos de atletismo al profesor José Antonio Argaña, con la entrega de un trofeo realizado con una bola de lanzamiento de peso antigua, que apareció en los frontones del Colegio ya inexistente. El provincial Capuchino entregó una Tau en madera que quedará para la Asociación y, por último, se proyectaba un audiovisual realizado por Joseba Aristizabal, con imágenes antiguas y también, partes de entrevistas a Capuchinos, antiguos alumnos y profesores... como muestra de que Lecároz, aún sin el Colegio, sigue muy vivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos