En Gipuzkoa kaixo ahora es ni hao

Foto de familia de los estudiantes y profesores del Instituto Chino de Gipuzkoa./
Foto de familia de los estudiantes y profesores del Instituto Chino de Gipuzkoa.

El objetivo de muchos de los que realizarán la prueba es alcanzar un nivel alto para conseguir «un empleo en el país asiático»

IRAITZ VÁZQUEZ

Dicen que aprender idiomas sirve para tomar decisiones más razonadas y facilita una mayor agilidad mental. Probablemente sea así. Aunque a decir verdad, el objetivo principal de la mayoría de estudiantes que se acercan por primera vez a una lengua desconocida cada vez es más claro: labrarse un futuro laboral mejor y conseguirse diferenciarse de los demás competidores. Así es al menos en la mayoría de los 94 alumnos del Instituto Chino de Gipuzkoa que se presentarán el próximo día 28 a los exámenes oficiales de este idioma, que se celebrará por primera vez en Gipuzkoa.

alumnos

serán los que se presentarán al examen oficial de chino que se realizará por primera vez en Donostia.

años

tiene el alumno más joven del Intituto Chino de Gipuzkoa, aunque el mayor grupo va entre los doce y dieciséis años.

El examen

Qué es. Por primera vez los exámenes oficiales que son calificados por la Oficina para la Enseñanza del Chino se llevarán a cabo en la capital guipuzcoana. Los alumnos se examinarán de seis niveles y son equivalentes a las calificaciones europeas.

Dónde. Se llevará a cabo en dos salas del Kursaal el próximo día 28. Las pruebas comenzarán a las 9.15 horas y se alargarán hasta las 13.00 horas.

El mes de mayo está siendo de lo más ajetreado en las aulas con las que cuenta este trocito de China en San Sebastián. Los estudiantes van y vienen cada vez más nerviosos a medida que se acerca el tan esperado día del examen. «Estamos preparando mucho la prueba, queremos buscar la excelencia en ellos», dice Tie Shen, directora de estudios del centro. Y no es para menos. Por primera vez los exámenes oficiales que son calificados por la Oficina para la Enseñanza del Chino se llevarán a cabo en la capital guipuzcoana. «Su obtención es indispensable para ingresar en las facultades chinas, así como para trabajar tanto aquí como en China», explica la directora de estudios.

Muchos son los que se acercan hasta las instalaciones del Instituto Chino en la calle Elkano con la idea clara de aprender el idioma para viajar al país asiático en busca de oportunidades laborales que se les niegan aquí. En ese objetivo está enfrascado Iñigo Arbonies desde hace aproximadamente un mes. Desde que el Grado en Liderazgo Emprendedor e Innovación de Mondragon Unibertsitatea le dio la oportunidad de conocer China, no ha tenido otro pensamiento en su cabeza: «Quiero volver a trabajar allí. Es lo que más deseo en estos momentos», reconoce con ilusión el estudiante.

Arbonies quedó tan maravillado con las oportunidades que se le presentaron en el país asiático que no dudó ni un instante en realizar su proyecto fin de carrera en China. Y el verano pasado hizo las maletas para adentrarse en la aventura. Pero como todo, lo bueno también termina, y tuvo que volver a Gipuzkoa. Durante la experiencia que ha vivido allí se ha dado cuenta de que tener un buen nivel de chino es indispensable para progresar. «La experiencia que he vivido ha sido brutal, irme solo a buscarme la vida, pero me quedó la pena de conocer mejor el idioma para empaparme más de la cultura», admite.

Por eso desde que volvió a Gipuzkoa se ha empeñado en alcanzar el nivel tres de los seis niveles que incluye el examen que se celebrará en el Kursaal. «Tengo el objetivo de graduarme en junio y buscar trabajo allí. Vivir la experiencia de trabajar en el área financiera de Shangai es espectacular. Por eso, para conseguirlo estoy realizando un intensivo de ocho horas semanales dándole mucha caña», explica.

Aunque son muchos los que se acercan hasta el Instituto Chino con la idea de viajar hasta el país asiático, lo cierto es que son cada vez más las empresas vascas que buscan trabajadores que sepan chino para que sirvan de enlace con sus clientes asiáticos. «Nos han escrito empresas que piden personas de aquí para trabajar en Euskadi, sobre todo en Bizkaia. Hay que tener en cuenta que cuando se estudia chino no tiene por qué ser para ir allí a trabajar. Las empresas de aquí necesitan cada vez más guipuzcoanos que puedan servir de enlace», explica Miren Gabilondo, fundadora de la institución.

Bolsa de trabajo

La bolsa de trabajo con la que cuenta el Instituto Chino de Gipuzkoa ha conseguido que muchos de los alumnos del centro hayan logrado trabajo en el país asiático. Aunque la directora de estudios asegura que, para lograrlo, es esencial conocer bien el idioma: «Con un nivel de cuatro realmente ya se puede alcanzar una confianza para ir a trabajar. Nosotros ahora tenemos alumnos trabajando en China que han estado bastante tiempo estudiando aquí. Ahora están allí trabajando porque tienen nivel bastante alto. Pero también hay gente que lleva años aquí y estamos solicitando las becas del Gobierno chino para ir allí a estudiar en las universidades, ya que es una muy buena oportunidad profesionalmente hablando».

Las becas son otra de las oportunidades que ofrece el Gobierno del país asiático. Tal y como destacan desde el centro, permiten conocer en profundidad el día a día de la sociedad china. Así, son muchos los alumnos que se apuntan, aunque para ello se exige un nivel aceptable del idioma.

A sus catorce años, Laida Alonso ya tiene claro lo que quiere: «Me acabo de apuntar a una inscripción para una beca que me puede dar la oportunidad de ir en verano a un campamento en China. Si acceden a dármela iré este año o si no más adelante». Para ello, al igual que sus compañeros de clase, lleva todo el año preparando el examen del próximo día 28. Ella tiene el objetivo de alcanzar el segundo nivel: «Me he dado cuenta de que es un idioma muy importante para mi futuro y no quiero perder la oportunidad», reconoce.

El perfil de los alumnos que se enfrentarán al examen del Kursaal es de lo más variado: «Tenemos alumnos que tienen seis años y también personas que están jubiladas, pero la mayoría está entre los 12 y 16 años, en los que sus padres siembran para que de mayores puedan recoger», recalca Tie Shen. Asegura que esa es la mejor edad para comenzar a estudiar un idioma. «Primero hay que conocer la lengua propia para luego adentrarse en otra. El chino la verdad es que es complicado, pero no imposible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos