La ola máxima registrada ha llegado a los 9.2 metros en una boya de Donostia

Vídeo: Preparativos en la costa guipuzcoana mientras comienza a notarse el aumento del oleaje - Foto: Oleaje en el Paseo Nuevo donostiarra/
Vídeo: Preparativos en la costa guipuzcoana mientras comienza a notarse el aumento del oleaje - Foto: Oleaje en el Paseo Nuevo donostiarra

Se han inundado algunas bajeras y garajes en la Parte Vieja donostiarra y se ha cortado el tráfico en los puentes

JAVIER PEÑALBAsan sebastián

El fuerte oleaje registrado esta pasada madrugada en la costa guipuzcoana no ha dejado daños personales, pero sí materiales, aunque en un principio parece que no son tan importantes como los producidos en el fuerte temporal que afectó al territorio hace dos años. En una boya de Donostia se ha registrado la ola máxima, que ha alcanzado los 9.2 metros. También en el puerto de Pasajes se ha llegado a los 7 metros.

El Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco había activado ayer la alarma roja por riesgo marítimo costero por impacto en costa entre las 3 y las 7 horas de la madrugada.En ese periodo ha estado activo el Plan de Protección Civil de Euskadi en fase de alerta. A la tarde se producirá una nueva pleamar, por lo que todas las autoridades siguen en alerta.

El concejal de Seguridad Ciudadana de San Sebastián, Martin Ibabe, ha reconocido que ha sido "una noche complicada", pero ha puesto de relieve que los sistemas de seguridad han funcionado. Ha destacado que afortunadamente no ha habido que lamentar daños personales, aunque sí materiales, que en estos momentos se están valorando. Esta pasada madrugada se han inundado algunas bajeras y garajes en la Parte Vieja donostiarra. Además, se ha cortado el tráfico en los puentes. El edil de Seguridad ha afirmado que esperan que se abran a lo largo de la mañana. Asimismo, ha pedido a los ciudadanos que se acercan a ver las olas que respeten las medidas de seguridad, sobre todo esta tarde cuando se produzca una nueva pleamar.

La noticia curiosa ha sido la presencia de una barcaza en el río de Errenteria.

Otra localidad costera que habitualmente resulta afectada por el fuerte oleaje es Zarautz. En el malecón se han inundado algunos locales. Se ha tenido que cortar la carretera entre Zarautz y Zumaia en ambos sentidos, pero se espera abrir en las próximas horas.

El espigón de Bermeo sí se ha visto muy dañado por el oleaje.

Hendaia, San Juan de Luz y Anglet también se han visto afectados por el temporal.

Las poblaciones del litoral han adoptado diversas medidas para minimizar los efectos negativos que pudieran causar las olas. Zarautz y Donostia, dos de las poblaciones más expuestas, ya tienen diseñado un plan para combatir las olas. En la capital guipuzcoana, el Paseo Nuevo se cerró ayer al tráfico, en tanto que en Zarautz el malecón también se ha blindado.

Pasada la alarma roja, la costa guipuzcoana permancerá ahora en un nivel de alerta naranja por riesgo marítimo costero. Además, Euskalmet también ha anunciado que se activará un aviso amarillo por vientos para este martes. Este aviso afecta a zonas expuestas desde las 00 horas hasta las 18 y a zonas no expuestas desde las 3 horas hasta las 18. Las rachas de viento, del suroeste, pueden llegar a 110 km/ hora como máximo. Por la tarde comenzará a llover y bajarán las temperaturas.

La alarma roja supone el nivel más alto del sistema de avisos y alertas, y está asociada a fenómenos meteorológicos no habituales y de intensidad excepcional. La última alerta de este tipo lanzada por el Gobierno Vasco fue la del 3 de marzo de 2004, también por riesgo martítimo-costero. En aquella ocasión las olas se cebaron especialmente en Zarautz, donde causaron grandes destrozos en su malecón.

metros

9.2
Es la altura que ha llegado a alcanzar el oleaje en la costa guipuzcoana. Todo parece indicar que los momentos más críticos llegarán con las pleamares de mañana, que serán a las 5.02 y las 17.26 horas.

Consejos

Puertos: Evite la utilización de embarcaciones y revise sus amarras. No practique deportes acuáticos en ningún caso.
Carreteras Vigile y controle las zonas de riesgo en carreteras o paseos, especialmente junto a la costa. Asimismo, evite el baño en el mar.

Sin embargo durante la primera mitad de este lunes el viento sur ha sido protagonista, con temperaturas casi primaverales. Euskalmet ha registrado 18,4 grados de máxima en Miramón y 15,7 en Arrasate.

Temporal en todo el Cantábrico

En Galicia y una parte de Asturias la situación será más complicada ya que la alarma roja ha estado activa desde este lunes. La medida afecta a las provincias de A Coruña y Lugo así como a la parte más occidental de Asturias, donde según la agencia Aemet, se pueden alcanzar olas de nueve metros de altura.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha advertido de los efectos del temporal marítimo que afecta a la costa cantábrica y que, según las previsiones, es el más importante desde el que provocó el "desastre" en las zonas de playa de la ciudad en febrero de 2014. Para esta madrugada se prevén inundaciones en la zona final del Sardinero puesto que la lámina de agua podría rebasar el paseo marítimo.

Se trata del fenómeno meteorológico "más importante" en Santander y con "peores datos sobre el comportamiento del mar" desde el citado, que causó daños "sustanciales" al frente marítimo.

El temporal llega para quedarse unos días y tiene su origen en la formación de borrascas muy profundas en el Atlántico, cuyos efectos se dejarán sentir en la costa, según precisan desde las agencias de meteorología. Los centros de las borrascas se situarán al noroeste de las Islas Británicas, donde se unirán «dos núcleos principales» y darán lugar a vientos de componente oeste muy fuertes en el Atlántico y con un gran recorrido a través del mar, afirman desde Euskalmet.

La Rioja tiene aviso amarillo en la Ibérica riojana por rachas de viento que alcanzarán los 80 kilómetros por hora y en las provincias de Burgos y Valencia hay alerta amarilla por fuerte viento de 75 kilómetros por hora.

 

Fotos

Vídeos