Muere Vicente Zaragüeta

Homenaje a Vicente Zaragüeta. Foto: Ante el Aquarium que tanto mimó y ayudó a crecer. /
Homenaje a Vicente Zaragüeta. Foto: Ante el Aquarium que tanto mimó y ayudó a crecer.

Con el fallecimiento del presidente del Aquarium, empresario y vicepresidente de El Diario Vasco, Gipuzkoa pierde a uno de sus grandes embajadores

JAVIER GUILLENEAsan sebastián

Vicente Zaragüeta Laffitte ha muerto este lunes a los 89 años de edad en su domicilio de San Sebastián, acompañado por su familia y el cariño declarado de las decenas de personas que en las últimas semanas acudieron a su casa a despedirse. Cuando sintió, como él decía, que había «empezado el tránsito», fue llamando a todos sus conocidos, que eran muchos, para charlar con ellos y decir adiós. Este fue su último proyecto y, como casi todos los que ideaba, logró cumplirlo. «Hizo realidad todos sus sueños», asegura uno de sus amigos.

más

Con su muerte, San Sebastián y también Gipuzkoa pierde a uno de sus grandes embajadores y a un hombre irrepetible. Vicente Zaragüeta, vicepresidente de El Diario Vasco, presidente de la Sociedad Oceanográfica de Gipuzkoa y miembro de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, fue el artífice del fulgurante resurgimiento del Aquarium donostiarra y un firme defensor de Euskadi por encima de ideologías. Pero ante todo, su pasión era Donostia. «Cualquiera que venga a favor de San Sebastián me encontrará», repetía una y otra vez.

Uno de sus grandes amores fue el Aquarium, museo que comenzó a presidir en 1996. Desde entonces ha logrado convertirlo uno de los centros más importantes de Europa en medio marino dedicados a la investigación, a la docencia y al ocio cultural. Lo hizo con un tesón indomable que tuvo sus frutos en 1998 con la inauguración del gran oceanario con su túnel de 360 grados y la creación de un máster europeo en Biología Marina. Fue también su perseverancia la que hizo posible imágenes impensables, como la presencia de Carolina de Mónaco en Donostia, en noviembre de 2009, y la visita, dos años después, de su hermano Alberto.

Vicente Zaragüeta nació en 1926 en Hernani, en el seno de una familia con raíces navarras y gasconas. Huérfano de padre siendo aún niño, siempre consideró como sus mentores a su abuelo, Vicente Laffitte Obineta, primer presidente del Aquarium; su tío Pedro Zaragüeta, alcalde de San Sebastián entre 1920 y 1922, y su también tío Juan Zaragüeta, sacerdote y uno de los más relevantes filósofos del siglo XX en España. Este último sostenía que «solo son razonables los métodos que se ajustan a la realidad en todos sus aspectos». Es una idea que Vicente sin duda hizo suya y guío sus pasos a lo largo de su vida.

Su salud comenzó a decaer en octubre. Fue por entonces cuando supo que iba a morir y cuando puso en marcha su último gran proyecto. Comenzó a llamar a todos sus amigos y conocidos para despedirse. Los recibía en el salón de su casa, sentado junto a una ventana que daba a la calle Prim, por donde tantas veces había paseado su imagen de dandi.

Representantes de la sociedad e instituciones vascas han lamentado hoy el fallecimiento de Zaragüeta, de quien han destacado que «deja un hueco insustituible». La Diputación de Gipuzkoa ha lamentado la pérdida de un "humanista y emprendedor incansable" mientras que el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha señalado que era «una persona muy querida en la ciudad por todas las cosas que hizo y por las que quedan».

El funeral se celebrará el jueves a las 19.00 horas en la catedral del Buen Pastor de San Sebastián.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos