Un informe revela el déficit de inversiones en Gipuzkoa respecto a Bizkaia

Grupos de turistas pasean junto al Kursaal, el palacio de congresos y auditorio de Donostia./
Grupos de turistas pasean junto al Kursaal, el palacio de congresos y auditorio de Donostia.

El sector hostelero guipuzcoano solicita un apoyo institucional que responda al mayor tirón turístico guipuzcoano

ANA VOZMEDIANOSAN SEBASTIÁN

Los datos no pueden ser más positivos y está claro que se van a batir todos los récords en cuanto a turistas y visitantes en esta temporada estival. La invasión de australianos, la recuperación de catalanes y madrileños y San Sebastián como polo de atracción y tractor de todo su entorno parecen ser los ejes de este boom.

Sin embargo, ¿está Gipuzkoa preparada para aprovechar todo el potencial? Un estudio elaborado por una empresa especializada para la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa, y al que ha tenido acceso este periódico, responde que no y pone la lupa en el vecino de al lado. El informe destaca que ha sido en Bizkaia donde se ha hecho la gran apuesta inversora. Incluso en la crisis.

En un apartado que lleva el curioso título de 'Pero no podemos luchar contra los elementos', se hace un repaso a las distintas inversiones que el Gobierno Vasco ha realizado en ambos territorios desde el año 2002, ya inaugurados el Kursaal en Donostia y el Euskalduna y el Guggenheim en Bilbao. En 2002, el porcentaje que el turismo guipuzcoano suponía en el PIB turístico de Euskadi era del 48,4% y el vizcaíno el 37,4%.

Según recoge el informe, ese mismo año se inaugura el BEC, el Bilbao Exhibition Center, una feria de muestras multiuso que ha acogido nueve millones de visitantes en diez años. Poco después, el Gobierno Vasco abría la terminal de cruceros de Getxo, la única de todo el País Vasco y se decidió también que Bilbao fuera la sede de Basque Tour, además de apostar de manera firme por el aeropuerto vizcaíno frente a Hondarribia y Foronda. En Getaria se abrió el Museo Balenciaga. Cambiaron así las tornas y ese 48,4% que aportaba Gipuzkoa al PIB turístico vasco bajó a un 44,2%, mientras que Bizkaia pasó del 37,4% al 44,2%. Álava se mantuvo en un porcentaje similar, 14,2% a 14,5% en su participación al PIB vasco del turismo.

En Gipuzkoa no se apostó por ninguna infraestructura para captar nuevos visitantes que desestacionalizaran el turismo, eterna aspiración sobre todo en las localidades costeras. La ampliación del Kursaal donostiarra, ante el éxito de la instalación, empezó a barajarse en 2010. No solo era cuestión de contar con más espacio para no rechazar algunos congresos, sino también de poder organizar convenciones con más capacidad de participantes y lograr así metas más ambiciosas. Se pensó en gastar diez millones de euros financiados por la propia Sociedad Kursaal, pero la crisis aparcó el proyecto, diseñado por el propio arquitecto Rafael Moneo.

Así sigue. Con Bildu en el poder foral y municipal, se barajó unir los dos cubos con el espacio Kutxa del lateral, pero las negociaciones no fructificaron. Bildu denunció la falta de equidad del Gobierno Vasco a la hora de organizar convenciones o reuniones profesionales entre los tres territorios de la Comunidad Autónoma Vasca. No era la primera vez que había quejas.

El boca a boca

El caso es que la falta de nuevas infraestructuras que detectan los profesionales no ha impedido la avalancha de visitantes que han llegado desde la pasada Semana Santa a Gipuzkoa y sobre todo a San Sebastián. La llamada Marca Donostia ha tenido repercusión directa en los turismos rurales o en la hostelería de otras localidades guipuzcoanas.

El boca a boca parece ser fundamental según los datos sobre valoración de destino de Basque Tour. «¿Diría que este viaje ha cubierto las expectativas que tenía con respecto a Euskadi?» es la pregunta. Y lo menos que se puede decir es que los turistas se han quedado satisfechos, ya se hayan alojado en hoteles, agroturismos o campings. Es esta modalidad la que más ha cubierto las expectativas que el turista tenía, aunque son los hoteles los que las han superado en un 19,8% .

San Sebastián vuelve a estar en cabeza, con una enorme diferencia sobre la siguiente marca geográfica que es Bilbao. Donostia no cuenta con ninguna respuesta que diga que no se han cubierto las expectativas que tenía cuando inició su viaje. Si el 61% las cumplió, el dato más relevante es que el 39% aseguró que la ciudad y lo que había visto había superado sus mejores previsiones.

En el caso de Bilbao, es el 17% de los turistas quienes han encontrado unos alicientes mejores de lo que esperaban. Le sigue el interior de Bizkaia, el de Gipuzkoa y, por último, la Rioja Alavesa, donde el 10% también vio superadas sus expectativas en relación a lo que se esperaba quien acudió a conocerla.