El vertedero de residuos no recuperables se ubicará en Zestoa

La cantera de Osinbeltz /
La cantera de Osinbeltz

La Diputación elige la cantera de Osinbeltz como emplazamiento para depositar los residuos que no se puedan recuperar en la planta de Zubieta

DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN

El vertedero de residuos no recuperables incluído en el plan de tratamiento de residuos elaborado por el gobierno foral de Bildu ya tiene ubicación. Será instalado en la cantera de Osinbeltz, en Zestoa. Así se lo ha hecho saber este lunes el diputado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Iñaki Errazkin, a la alcaldesa de esta localidad, Leire Etxeberria, en una reunión en la que también han estado presentes miembros del gobierno municipal y de la oposición y la presidenta del consorcio de residuos GHK, Ainhoa Intxaurrandieta.

En el encuentro, y según señala una nota publicada por el ente foral, tanto Errazkin como Intxaurrandieta han mostrado su deseo de llevar a cabo este proceso junto al ayuntamiento de la localidad y los y las zestoarras.

Este depósito de residuos no recuperables albergará aquellos que no se hayan podido procesar en la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) que estará ubicada en Zubieta. Según la Diputación, en esta planta se quitará el oxigeno y el líquido a los residuos entrantes y serán inertizados, y el resultado será una materia que no generará ni olores ni lixiviados. Algo que ha sido puesto en duda por la oposición en las Juntas Generales y por algunos expertos.

«Solución limpia y sostenible»

En la misma nota, el ente foral asegura que el depósito de Zestoa es una solución limpia y sostenible; una alternativa a la incineradora y al vertedero de cenizas tóxicas que ésta generaría. Permitirá, además, la clausura de los actuales tres vertederos contaminantes del territorio. En este sentido, los planes de la Diputación pasan por clausurar el vertedero de Zarautz en diciembre, el de Laptatx, en Azpeitia, en abril del próximo año y el de Sasieta, en Beasain, a finales del mismo. El ente foral garantiza que Gipuzkoa contará para entonces con las infraestructuras necesarias para poder proceder al cierre de estos vertederos.

La diputación también apunta que se trata también de una valorización de la zona, ya que los y las zestoarras recuperarán la cantera de Osinbeltz para su disfrute.