Un TAV suspendido a 91 metros de altura

El viaducto del Deba, en Bergara, es el más alto de la ‘Y’ vasca en Gipuzkoa con sus 91 metros de altura y 900 metros de largo que le permiten salvar el valle.  /
El viaducto del Deba, en Bergara, es el más alto de la ‘Y’ vasca en Gipuzkoa con sus 91 metros de altura y 900 metros de largo que le permiten salvar el valle.

La obra del viaducto del río Deba en Bergara, el más alto del trazado en Gipuzkoa, estará concluida en dos meses

JUANMA VELASCO

A menudo, al tren de alta velocidad se le presenta como claro competidor del transporte aéreo. Se han comparado sus tiempos de viaje y sus prestaciones que, en muchos casos, han provocado el trasvase de pasajeros del avión al tren. En el proyecto de la "Y" vasca, la competencia entre ambos medios de transporte también está sobre la mesa. Pero en este caso, la comparación puede ir más allá de los tiempos de viaje: los convoyes del tren de alta velocidad "volarán" por Gipuzkoa a más de 250 km/hora suspendidos a 91 metros de altura.

Han leído bien. Eusko Trenbide Sarea (ETS/Gobierno Vasco) ultima la construcción del viaducto sobre el río Deba en Bergara, el más alto de la "Y" vasca en Gipuzkoa, por donde se deslizará el TAV cuando entre en servicio. Con 91 metros de altura máxima y 900 de longitud, rivaliza por ser el más alto de Euskadi con el viaducto sobre la carretera alavesa A2620 del tramo Aramaio-Mondragon, que también llega a los 91 metros y que ha sido construido por Adif (Ministerio de Fomento).

Túneles y viaductos

EN contexto

La construcción del viaducto del Deba, dentro del tramo Bergara-Bergara, está muy avanzada y la unión del tablero concluirá en julio. Quienes circulen por la AP-1 a la altura de Bergara habrán podido comprobar sus fases de construcción y su estructura, suspendida en el aire. Su imponente altura deja pequeño el otro gran viaducto que cruza el valle, el de la AP-1. Según señalan desde ETS, el puente del TAV sobre el Deba es el más «espectacular y singular» del trazado de la "Y" vasca en Gipuzkoa, cuyos 59 kilómetros de recorrido están conformados por una sucesión de obras singulares en forma de túneles (74%, 43,77 km) y puentes (15%, 8,79 km).

Su diseño se ha visto condicionado por la orografía del valle. Bajo sus 900 metros de longitud, el viaducto pasa por encima del río Deba, de la autopista AP-1 y su ramal de acceso a Bergara sur, de la carretera GI-637 que va Arrasate y de la GI-632 que une con Zumarraga.

Según señalan fuentes de ETS, buscando el «equilibrio entre la técnica y la optimización de los costes», se ha proyectado un viaducto de 14 vanos en hormigón pos tensado, sostenidos por 13 pilas huecas de hormigón. Se da la circunstancia de que la plataforma, de 14 metros de anchura, también es hueca y transitable en su interior para las tareas de mantenimiento.

La ejecución de todo el tablero estará lista en julio. En la actualidad, se han erigido la totalidad de las pilas y resta por construir los cuatro últimos vanos, mediante autocimbra, es decir, una estructura movible que se ancla en las pilas y vanos ejecutados para permitir colocar la ferralla y el hormigón que da forma a cada nuevo vano.

Entre los trabajos pendientes, destaca la construcción del vano con el que se salva la AP-1. Con sus 80 metros de longitud entre pilas, es el de mayor luz de todo el puente. Además, según ETS, en su construcción se bate el récord de vano construido con autocimbra. Esta estructura permite construir vanos de hasta 70 metros pero, para ejecutar este de 80, se va a colocar una estructura metálica de apoyo para llevarlo a cabo.

Durante lo que dure su ejecución, se ha colocado además una estructura metálica sobre la AP-1 que ya es visible, que protegerá a los conductores de la carretera de cualquier caída de material de obra mientras se construye el viaducto.

El viaducto del Deba forma parte del Bergara-Bergara, el último del trazado de Gipuzkoa bajo gestión de el Gobierno Vasco. Este segmento, que tiene una longitud de 3,16 km, hace frontera con los tramos del nudo de Bergara, de cuya obra se ocupará Adif (De momento se ha licitado uno de los cinco segmentos en los que está dividido este importante nexo en el que confluyen los tres ramales del TAV de los tres territorios).

Además del mencionado viaducto del Deba, el tramo Bergara-Bergara cuenta con otros tres puentes más: el viaducto sobre el Arroyo de Olzaileko de 100 metros de longitud, el viaducto sobre el arroyo de Altzeta de 140 metros y el Viaducto de Lamiategi de 425 metros, todos ellos ya ejecutados. Además, dispone de los túneles artificiales de Loidi y Aldai Azpikua y el túnel en mina de Azkarruntz, una solución consistente en dos pequeños túneles y una zona central a cielo abierto.

Las obras de plataforma de vía de este tramo se adjudicaron en marzo de 2011 al consorcio de empresas formado por Sacyr S.A., Campezo Construcción S.A, Febide S.A. y Canteras y Construcciones S.A. por un importe superior a los 95 millones de euros. Su ejecución acaba a finales de año.

El viaducto más largo

Si el viaducto del Deba es una obra singular, otros dos hitos importantes de la "Y" vasca en Gipuzkoa también están en ejecución. Ambos se encuentran cerca de Donostia, en los tramos Urnieta-Hernani y Hernani-Astigarraga. El segundo de ellos acoge el viaducto más largo de la "Y" vasca en Gipuzkoa: el de Hernani, de 1.025 metros de longitud. En la actualidad, se han iniciado ya los trabajos de cimentación. El viaducto de Hernani cruza el río Urumea hasta en tres ocasiones.

En el tramo Urnieta-Hernani, por su parte, ya ha comenzado la cimentación del viaducto del Urumea, con 801 metros de longitud.

 

Fotos

Vídeos