YOGUI

Arantza Furundarena
ARANTZA FURUNDARENA

Estudios (no sé si superiores) demuestran que ciertos yoguis pueden elevar la temperatura de su cuerpo con el poder de la mente... Tan sorprendente fenómeno hasta ahora solo ocurría en el Tíbet. Pero desde las últimas campanadas de Cristina Pedroche ya hay evidencias científicas de dicha práctica tántrica en un lugar tan castizo como la Puerta del Sol. «Mi familia me dijo que se me notaba el yoga», ha declarado Pedroche. Supongo que se referirán a la admirable resiliencia mental de la presentadora para soportar en bikini, sin dejar de sonreír y manteniendo intacta la capacidad del habla, un frío glacial digno de Siberia... De hecho, hay fundadas sospechas de que el absurdo dicho de 'ni frío ni calor: cero grados' se lo inventó Cristina Pedroche una Nochevieja.

Apenas había logrado engullir la última uva cuando me llegó un whatsapp de mi amigo Josep Sandoval en el que comparaba el atuendo de la Pedroche con el mítico bikini floral que en 1999 paseó divinamente Laetitia Casta en un desfile de Saint Laurent. «¿Feliz traje nuevo?», decía el mensaje. A mí lo de Laetitia Casta ya se me había olvidado. Pero es verdad que ambas prendas guardan cierto parecido. Un parecido más irracional que razonable, como el que puede guardar el Ecce Homo de Borja con su original. Porque Saint Laurent quizás se inspiró en Baudelaire y aquí hablamos de 'Las flores del mal... gusto'. Sin embargo, quién se fija en el plagio teniendo delante un espectáculo mucho mejor: Alberto Chicote y esa displicencia tan suya con la que, al quitarse ella la capa y presumir de bikini, musitó: «Pues sí que es bonito, sí...». Y ponía el hombre la misma cara de póker con la que suele decir: «Coge tus cuchillos, y vete».

Sostiene Pedroche que con su florido dos piezas quería rendir homenaje a la naturaleza y reivindicar la lucha contra el cambio climático. Pero lo cierto es que esa prenda parecía estar pidiendo a gritos la aceleración del calentamiento global. Admirable la capacidad de autodominio de la presentadora, cuyos conocimientos de yoga son comparables a los de ciertos lamas tibetanos y muy superiores a los del oso Yogui... Pero conviene que no abuse de esas técnicas o una Nochevieja acabará pasando de la uva... a la UVI.

 

Fotos

Vídeos