La última tragedia de Tina Turner

Turner, en una actuación en 2008. Arriba, con su hijo. / AP Y BHW
Turner, en una actuación en 2008. Arriba, con su hijo. / AP Y BHW

El suicidio de Craig, su hijo mayor, otro golpe a la cantante, que recibió palizas durante 20 años

El hijo mayor de Tina Turner, Craig Turner, apareció muerto el pasado martes en su casa de Studio City, en California. Tenía 59 años, trabajaba como agente inmobiliario en San Francisco y todo parece indicar que el primogénito de la leona del rock se pegó un tiro. Tina tuvo a Craig con apenas 18 años. Su padre fue el saxofonista Raymond Hill, que tocó con Kings of Rhythm, la banda de Ike Turner, quien posteriormente se convertiría en su marido durante 16 años y de quien guarda el peor de los recuerdos. Envidioso, violento, alcohólico y cocainómano, no sólo dilapidó la fortuna de la artista, sino que la molía a palos e incluso la hizo cantar con un labio partido.

Tina Turner, de 78 años y residente en Zúrich, donde en 2013 contrajo matrimonio con un productor musical alemán, se encontraba en el desfile de Giorgio Armani en la semana de la alta costura de París, apenas unas horas antes de que su hijo fuese hallado muerto.

En mayo de 2015, la cantante reveló en el programa de Oprah Winfrey que el abuso que sufrió de Ike, padre adoptivo de Craig, hizo también mella en el entonces niño. Hace unos meses, la intérprete de éxitos como 'Private Dancer' o 'Simply the Best' confesó en una entrevista a 'The Times' que había perdonado a su difunto exmarido (murió en 2007) por los abusos físicos sufridos. «Como una persona mayor, le he perdonado, pero no trabajaría con él. Me pidió una visita más, pero le dije 'No'. Ike no era alguien a quien pudieras perdonar y permitirle volver a entrar», dijo la estrella del rock.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos