La prensa británica 'saca' a Schumacher de la cama

Imagen de archivo del piloto./
Imagen de archivo del piloto.

Asegura que el campeón de F-1, a punto de cumplir 50 años, progresa en su recuperación y ya no necesitaría respirador

PEDRO MUÑOZ

En apenas un mes han trascendido más informaciones sobre el estado de salud de Michael Schumacher que en los últimos cinco años. Miles de seguidores repartidos por todo el mundo llevan mucho tiempo aguardando buenas noticias sobre la recuperación del heptacampeón, que el próximo 3 de enero celebrará sus cincuenta años de vida. Hasta hace un par de días, la idea que se tenía sobre el piloto de F-1 más laureado de toda la historia era que se encontraba poco menos que en estado vegetativo desde aquel fatídico 29 de diciembre de 2013, cuando un accidente de esquí en los Alpes franceses le provocó graves daños cerebrales al golpearse la cabeza contra una roca.

Tras más de medio año de hospitalización, el 'Kaiser' prosiguió con la rehabilitación en su mansión suiza de Gland, rodeado de un equipo sanitario de quince personas, entre médicos, enfermeros y fisioterapeutas. Desde entonces, su salud ha sido un secreto celosamente guardado por su familia. En ese cuentagotas informativo se dijo, por ejemplo, que se hallaba inconsciente y muy debilitado tras perder 20 kilos.

Ahora, el diario británico 'Daily Mail' acaba de publicar que el as de la velocidad podrá soplar las velas de su aniversario, puesto que no está postrado en cama ni necesita un respirador artificial. Eso sí, nadie con nombre y apellidos da fe de la supuesta recuperación que, según el tabloide inglés, Schumacher prosigue en un ala de su residencia convertida en un hospital con tecnología punta, cuyo mantenimiento cuesta 60.000 euros semanales, 8.500 al día.

Un ala de su mansión suiza es un hospital que cuesta 8.500 euros al día

Como es costumbre hasta la fecha, la familia, así como la fiel portavoz de 'Schumi', Sabine Kehm, han rehusado comentar estas afirmaciones. Kehm siempre ha sido taxativa al respecto: «Ni antes ni después del accidente se ha permitido a la prensa informar sobre la vida privada de los Schumacher». El año pasado, la Justicia alemana condenó a la revista 'Bunte' a indemnizar con 50.000 euros a la familia del piloto por publicar en 2015 que era capaz de andar.

Por televisión

Hace unas semanas, el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Jean Todt, confirmó a 'Autobild' que vio por televisión el Gran Premio de Brasil junto a Schumacher, lo que algunos interpretaron como que el piloto tiene consciencia. Sin embargo, el pasado noviembre, el arzobispo alemán Georg Gänswein, amigo personal de Michael, reveló que le había visitado en el verano de 2016 sin ofrecer pista alguna de su recuperación: «Me senté frente a él, lo toqué con ambas manos y lo miré. Su cara es la misma, sólo que se ha vuelto un poco más rellena».