Mikel conecta con Maribel

Maribel Verdú y Mikel Rueda, ayer en Zorrozaurre. / JORDI ALEMANY
Maribel Verdú y Mikel Rueda, ayer en Zorrozaurre. / JORDI ALEMANY

El realizador bilbaíno Mikel Rueda convierte a Maribel Verdú en una mujer que sufre la crisis de la mediana edad en 'El doble más 15'

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Maribel Verdú recibe muchos guiones, incluso de cortometrajes que buscan el protagonismo de una de las grandes estrellas del cine español. Hace tres años, Mikel Rueda (Bilbao, 1980) le envió la historia de un corto titulado 'Caminan'. Jugaba con ventaja, ya que iba recomendado por una amiga común, Bárbara Goenaga. «Lo leí con un interés diferente», admite la actriz. «Bárbara me había dicho que merecía mucho la pena. Cuando conocí a Mikel fue amor a primera vista, porque los dos entendemos la vida de la misma manera. Han sido tres años de amistad absoluta».

'Caminan', un encargo de Zinebi para un filme colectivo, era en realidad una escena de 'El doble más 15', el largometraje que la pareja filma en Bilbao durante seis semanas. Verdú encarna a una mujer que ha pasado los 45 y cumplido con lo que se espera de ella. Tiene un marido, dos hijos y una casa con jardín. Pero siente un vacío que le lleva a conocer a un chaval en un chat de sexo. Un día quedan en persona tras haberse mentido en internet sobre su edad. De ahí el título, 'El doble más 15'.

«La película es un canto a la vida, los dos personajes están igual de perdidos pese a su diferencia de edad», describe Mikel Rueda. «Cuando estás en la mitad de tu vida tienes tantas preguntas por responder como cuando eres adolescente. Los protagonistas descubren que la vida es búsqueda y soledad acompañada, lo que la hace mucho más llevadera». Licenciado en Comunicación Audiovisual y becado por la Diputación de Bizkaia para estudiar cine en Nueva York, el director bilbaíno comenzó trabajando en el mítico 'Vaya semanita' en labores de producción. En 2010 debutó con una cinta de encargo, 'Izarren Argia' (Estrellas que alcanzar), y cuatro años más tarde compitió en el Festival de Málaga con 'A escondidas'. Aquella sutil y pudorosa historia de amor entre un quinceañero que se enfrenta a su cuadrilla al descubrir su orientación sexual y un inmigrante ilegal obtuvo excelentes críticas y viajó a quince países. Rueda realizó un casting a más de 3.000 alumnos en institutos hasta dar con Germán Alcarazu, un chaval de Zorroza que ahora comparte la pantalla con Maribel Verdú. «Mikel me cambió la vida», reconoce el joven actor, que también ha trabajado en la serie 'La zona'.

Si 'A escondidas' mostraba un Bilbao de barrio muy alejado de la postal turística, 'El doble más 15' alternará localizaciones muy reconocibles y espacios «todavía no transformados por el progreso». La Ría estará omnipresente, como en la escena que rodaban ayer los dos protagonistas en la punta norte de Zorrozaurre.

Verdú, que el 5 de octubre estrenará 'Ola de crímenes' de Gracia Querejeta, también filmada en el Gran Bilbao, se muestra fascinada por este enclave en pleno proceso de reinvención. El Espacio Open en la antigua fábrica de Artiach, con su estética vintage y su 'jardín secreto', sirve como centro de operaciones a esta producción de dos empresas vascas, Baleuko y Sonora, y una madrileña, Potenza, que Filmax distribuirá en cines el próximo año. «Será una 'road movie' andando. Vivimos a toda hostia y no nos paramos a reflexionar», alecciona Mikel Rueda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos