IGLESIAS & SÁNCHEZ

Arantza Furundarena
ARANTZA FURUNDARENA

Mientras Pedro y Pablo se pelean, la otra batalla entre un Sánchez y un Iglesias ha llegado a su fin por medio de una sentencia... Hay algo todavía más terrorífico que el célebre 'Yo soy tu padre' de Darth Vader. Y es que te venga un joven al que no quieres ver ni en pintura y te diga solemnemente con un certificado oficial en la mano: 'Yo soy tu hijo'. Es lo que le ha ocurrido a Julio Iglesias con Javier Sánchez. Desde ayer, el cantante es 'pater familias' de una prole formada nada menos que por nueve criaturas. Éramos pocos... y parió la Justicia.

Casualidad o estrategia, en contraste con la sentencia, la satinada portada de la revista '¡Hola!' mostraba, justo en su número publicado ayer, una imagen familiar de los Iglesias Rijnsburger en la que curiosamente no aparece el cantante. 'La espectacular familia de Julio y Miranda en una imagen única'. Ese era el título impreso. El mensaje subliminal admite otras versiones, entre ellas, un aviso a navegantes para Javier Sánchez del tipo: 'Tú nunca estarás en la foto'. Tal vez Julio, con ese fotogénico reportaje, haya querido dejar claro que él decide quiénes son sus hijos y quiénes no. Lamentablemente para el cantante, los certificados de paternidad no los otorga la revista '¡Hola!'.

Creo que Iglesias debería reflexionar (el cantante, y quizás también el político). Lo que le ha llevado a este largo y penoso proceso hasta ser declarado padre por decreto ha sido su propia cabezonería, su contumacia a la hora de negarse a una prueba de paternidad. Una terquedad equivalente a la del propio Sánchez (Javier, aunque quizás también Pedro), que no ha cejado hasta salirse con la suya. Y esa obcecación no solo los une sino que tal vez esté denotando cierta herencia genética... En el fondo, Julio debería estar orgulloso de este hijo que se le parece no solo en las facciones y en la inverosímil dicción sino, sobre todo, en esa férrea actitud de no tirar nunca la toalla, algo que, por cierto, han heredado los dos de 'papuchi', cuya biografía oficial se titula 'Voluntad de hierro'. En esta guerra entre un Iglesias y un Sánchez, ha ganado Sánchez (por imperativo legal); habrá que ver cómo acaba la batalla entre esos dos políticos que los igualan en tozudez y apellidos.