Carmen Lomana: «Me falta un partido con el que disputar la alcaldía de Madrid»

Recital. Carmen Lomana asistió a la gala que ofreció BMW el pasado miércoles en el Teatro Real. / R. C.
Recital. Carmen Lomana asistió a la gala que ofreció BMW el pasado miércoles en el Teatro Real. / R. C.

«No siento ningún amor por Jordi Cruz. Pepe es maravilloso, sabe reñir sin humillar», dice la vapuleada concursante de 'MasterChef'

Arantza Furundarena
ARANTZA FURUNDARENA

No me duermo en 'MasterChef'. Lo que pasa es que hay unos focos brutales. A veces me duelen los ojos y tengo que cerrarlos un rato. El que se duerme es Boris, que ronca y todo», puntualizaba Carmen Lomana el pasado miércoles por la noche en el Teatro Real de Madrid. Lomana fue una de las invitadas más mediáticas de la gala del 33º Premio BMW de Pintura, que estuvo presidida por la reina Sofía y conducida por una emocionada Ángela Molina. La actriz casi llegó a las lágrimas cuando, desde el escenario, felicitó a la soberana emérita por su inminente 80 cumpleaños (el próximo 2 de noviembre). «Majestad -pronunció con voz entrecortada la musa de Buñuel-, gracias por servir a España como reina», y sus palabras fueron seguidas por una larga ovación del público puesto en pie.

'Pasión por la zarzuela' se titulaba el concierto que siguió a la entrega de premios. Y efectivamente la zarzuela, en el sentido institucional y musical, dominó por completo la velada. Un espectacular 'mapping' con los bordados del clásico mantón de Manila sirvió de vistosa escenografía para el recital que ofrecieron la soprano Raquel Lojendio y el barítono Javier Franco con piezas escogidas de 'La Revoltosa', 'La del Soto del Parral' y otras composiciones famosas de Chapí, Sorozábal, Chueca...

A Lomana (que estuvo muy despierta) le cautivó el sonido de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, dirigida por la batuta de Andrés Salado. «Tiene muchos chelos y suenan divinamente», opinó. De pintura también entiende. Posee cuadros de Miró, Broto, Ciria... «Una vez que entras en el mundo del abstracto es muy difícil volver atrás», confiesa. Y en mantones de Manila es toda una autoridad... Atesora una colección «de unos veinte».

«Me siento más lozana que una de treinta. Yo con los mayores ni me pongo al teléfono»

Al concierto le siguió un cóctel en el elegante Salón del Baile al que asistieron cuatrocientos invitados, entre ellos Naty Abascal. Fue muy comentado su 'no saludo' con Carmen Lomana. Pero la segunda jura que ella no es «nada rencorosa» y que un 'buenas tardes' «por educación» no se lo niega ni a Antonia Dell'Atte. La mala relación entre Dell'Atte y Lomana es precisamente una de las principales atracciones (fatales) de 'MasterChef Celebrity 3'. Carmen precisa que «Antonia no solo me ataca a mí, ella viene como un tren en marcha contra todos». Pero prefiere no opinar sobre los arrebatos de la irascible italiana. «Ella sabrá a qué viene esa falta de respeto y esos mensajes tan agresivos», apunta señalando su móvil.

Tampoco es Jordi Cruz santo de la devoción de Lomana. ¿Relación de amor-odio con el 'tres estrellas' catalán de los fogones? «No -responde rotunda la vapuleada concursante-. Yo por Jordi no siento ningún amor. Pero tampoco odio. Lo que pasa es que a veces es injusto». Aunque ella dice encajar muy bien las críticas. «Yo tengo mucho cuajo y me río de mí misma más de lo que muchos se imaginan. Además, esto es parte del juego. A la gente le encanta ver cómo riñen a una 'celebrity'». Pepe en eso, según ella, «es maravilloso, sabe regañar sin humillar».

«No quiero un Madrid elitista»

En la fiesta del Teatro Real Lomana también coincidió con Ana Botella, ataviada con un vistoso conjunto color coral. Se saludaron. «Pero no tuve tiempo de hablar con ella sobre la alcaldía de Madrid», aclara. Porque no es una broma. Lomana sigue aspirando a suceder a Carmena al frente del Ayuntamiento de la capital. «Me siento perfectamente preparada para alcaldesa porque tengo bastante criterio». El problema, según explica, «es que no tengo un partido con el que presentarme» a las elecciones. Iría encantada con el PP. No con el de Rajoy (al que llama «don Vagancio»), sino con el de Pablo Casado. Y si le apuran, también con Ciudadanos. Lo malo es que Rivera ya tiene candidata para Madrid y el PP ha declinado la oferta... «¿Cómo te vamos a presentar así, desde cero?», le han indicado. Ella insiste en que podría mejorar la ciudad. «Sobre todo los barrios, que están de pena. Los taxistas irían impecables con su uniforme de camisa blanca y pantalón azul, y los sábados quitaría el parquímetro para que la gente viniera relajada a comprar. No quiero un Madrid elitista», proclama esta candidata por su cuenta.

Lomana es una septuagenaria que se siente más lozana «que una de treinta». Y le gusta rodearse de jóvenes. «Yo con los mayores -dice- no me pongo ni al teléfono. Aparte de que ni en mi forma de ser ni de trabajar ni en mi físico aparento los años que tengo. Dios me ha dado ese don de estar por encima de la edad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos