CHAPA Y PINTURA

ARANTZA FURUNDARENA

Pregunta: Si quien dirigiera la Junta de Andalucía actualmente fuera un hombre ¿habría sido portada con foto de cuerpo entero por su decisión de adelantar las elecciones en su comunidad autónoma? Respuesta: me temo que no. Que la foto habría sido otra bien distinta a la que se ha publicado en gran formato de Susana Díaz caminando con ademanes de pasarela y luciendo su renovada silueta... Así el presidente andaluz hubiera bajado diez kilos, así se hubiera hecho un implante capilar (a lo Pepe Bono) o se hubiera blanqueado las patillas (a lo Felipe González) dudo mucho que, siendo hombre, su físico hubiera acaparado toda esa atención mediática. Y sin embargo, aquí nos tienen de nuevo: analizando con lupa cuánto ha invertido Susana en lo que los argentinos irónicamente llaman 'chapa y pintura'.

Susana está más favorecida que nunca, esa es la verdad. Y más de veinte siglos juegan en nuestra contra. No solo los hombres, muchas mujeres habrán pasado un buen rato escrutando la nueva imagen de Díaz, opinando sobre lo mono que le queda el mono y preguntándose qué se habrá hecho ella, y tal vez (secretamente) qué podría hacerme yo... Luego llegan las consabidas declaraciones del cirujano plástico de moda que especula sobre los posibles retoques a los que se ha sometido la presidenta (tres, según dicen) al tiempo que nos desliza las bondades del hialurónico o la blefaroplastia. También está la clínica dietética que aprovecha para anunciarse, porque (no nos engañemos) la imagen de la mujer todavía pesa mucho más que la del hombre. Y paradójicamente cuanto más logre adelgazar más peso mediático alcanza. Cierto es que el tinte de pelo color mesilla de noche de Rajoy hizo correr ríos de tinta. Pero de momento ningún líder político, ni el apolíneo Pedro Sánchez, acapara portadas en plan pasarela. Las acapara su esposa. Esta claro que en los próximos comicios andaluces, Susana quiere ir a por todas. Y sabe, mejor que nadie, que una buena imagen (especialmente si eres mujer) vale más que mil promesas electorales. La prueba es que ha conseguido que tanto el fondo, que Andalucía adelante las elecciones, como la forma (la nueva imagen de la presidenta) sean portada. Ahora solo falta que al fondo no se lo coma la forma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos