Arantxa, fuerte como un roble

Arantxa Sánchez Vicario. /
Arantxa Sánchez Vicario.

«Está triste por lo que está atravesando, pero se ha repuesto y la veo cada vez mejor», dice su abogado Ramón Tamborero

DV

Arantxa Sánchez Vicario afronta con fuerza y ánimo los prolegómenos de su batalla judicial para disolver su matrimonio. «Está triste por lo que está atravesando, pero se ha repuesto y la veo cada vez mejor», dice su abogado Ramón Tamborero. El Banco Europeo de Luxemburgo reclama una deuda a la extenista y su marido, Josep Santacana, de 7,5 millones de euros. Hace un mes, al salir del torneo de Roland Garros, fue ovacionada.

 

Fotos

Vídeos