Anna Sorokin, la estafadora de la 'jet'

Anna Sorokin, durante una sesión del juicio en Nueva York. / R. C.
Anna Sorokin, durante una sesión del juicio en Nueva York. / R. C.

El 'pequeño Nicolás, estafador patrio que se mezcló con la 'jet' peninsular para aprovecharse, pasaría por un aficionado si se le compara con Anna Sorokin. Esta simuladora de aire angelical y mirada inescrutable tras sus grandes gafas de pasta dura conocerá el 9 de mayo su sentencia. Un jurado de Nueva York la ha declarado culpable y se enfrenta a penas de hasta 15 años de cárcel. La cifra tras las rejas la decidirá la jueza Diane Kiesel.

Sorokin, 28 años, que se hacía llamar Anna Delvey, irrumpió entre las 'socialités' de la Gran Manzana hace unos años. Vestida con sus sandalias Gucci, gafas Céline y ropa de Balenciaga embaucó a banqueros, artistas y a gente de chequera amplia. Sus múltiples desdobles de personalidad le hacían presentarse como una hija de diplomático o barón de petróleo, siempre rusos. En Nueva York saben que detrás de la oligarquía exsoviética suele haber riadas de dinero.

De hecho, las puertas de las instituciones financieras, las salas de arte, las fundaciones y en general el lujo neoyorquino se abrían de par en par ante la simulación de una fortuna personal de unos 60 millones de euros. Con alguna de sus víctimas le bastó una captura de pantalla de una cuenta con una cifra de bastantes millones de dólares.

Con este aval ha vivido como una princesa durante el último año y medio. Tan pronto engañaba a una fotógrafa de prestigio de 'Vanity Fair' para pasar una semana en una villa de Marrakesh a 7.000 euros la noche, como lograba préstamos para abrir un club de artes privado que iba a ser el no va más de la ciudad.

En su afán por mitigar su cadena de estafas, su abogado, Todd Sopdek, argumentó ante la corte que «en una ciudad que favorece el dinero y la apariencia del dinero, Sorokin solo estaba comprando tiempo». Tiempo para pagar los 'agujeros' que se iban acumulando en sus gastos. Una consumada «estafadora social», resumió la fiscalía.

Pero que ha cautivado a la prensa y a los guionistas. Shonda Rhimes ('Anatomía de Grey') y Jennifer Lawrence ( 'Winter's bone') llevarán su historia a las cadenas Netflix y HBO.