LA BODEGA

Manuel Muga: «Triunfaremos en Nueva York. Ahora el mercado busca vinos elegantes»

Manuel Muga, el representante de las cinco bodegas Muga. /
Manuel Muga, el representante de las cinco bodegas Muga.

Cinco bodegas del Barrio de la Estación de Haro llevan a Manhattan el evento Rioja Railway Experience con el doble objetivo de captar turistas y promocionar sus vinos

LOURDES AREDO

El Barrio de la Estación de Haro viaja a Nueva York para celebrar, el próximo 22 de mayo, la primera edición de Rioja Railway Wine Experience, una cita en la que se presentará la filosofía elaboradora y los grandes vinos de cinco de las bodegas más emblemáticas de La Rioja: Bodegas Gómez Cruzado, La Rioja Alta, Bodegas Bilbaínas Viña Pomal, Bodegas Muga y Bodegas Roda. El escenario elegido para la celebración de este novedoso evento es The High Line, un emplazamiento icónico ubicado en el distrito de Manhattan. Se trata de una sección elevada de la línea East Side Line de la extinta compañía de ferrocarriles New York Central Railroad, haciendo un guiño al ferrocarril de Haro en torno al que nació, a mediados del XIX, su célebre Barrio de la Estación, esencial para el paulatino nacimiento de sus bodegas. Charlamos con Manuel Muga, que representa a las bodegas participantes en el evento.

– ¿Por qué este año dejan la Cata del Barrio de la Estación de Haro y se van a Nueva York?

– La fiesta del Barrio de la Estación se va a celebrar cada dos años. Es multitudinaria y requiere tiempo de preparación. Nueva York es el escaparate internacional por excelencia, ideal para potenciarnos como destino enoturístico. Y es donde están presentes los grandes elaboradores del mundo y nosotros queremos estar. También somos bodegas con vinos de una extraordinaria calidad.

– ¿Qué van a presentar en la ciudad de los rascacielos?

– En Estados Unidos son más conocidas las variedades francesas y las autóctonas y nosotros llevamos el Tempranillo, algo que nos distingue. Somos cinco bodegas de Haro que ofrecemos vinos con distintas personalidades por la diversidad de suelos, altitudes y microclimas. Llevamos vinos de corte más clásico y otros más modernos, frutales y con estructura. No hay que olvidar que EE UU es un país que importa entre un 20 y un 25% del vino que consume, siendo, como es, un país productor. Así que creemos que tenemos un hueco.

– Pero el consumidor estadounidense está más acostumbrado a vinos poderosos. ¿Cree que los Rioja tendrán aceptación?

– Nuestra seña de identidad es la elegancia. Creo que triunfaremos. Ahora hay una tendencia internacional que busca la finura, esa elegancia, en los vinos. Hace 20 años sí que eran más demandados los vinos de alta expresión o de autor, ahora el mercado vuelve la mirada a los vinos elegantes con un perfil más Borgoña que Burdeos.

– ¿A quién se dirige este evento?

– Rioja Railway Wine Experience contará con hitos muy destacados. Una exclusiva cata magistral histórica para los periodistas y catadores norteamericanos más reputados dirigida por Pedro Ballesteros, el primer Master of Wine español, que hará un recorrido de la historia centenaria del barrio y sus vinos.

– Y para el público en general, ¿han organizado actividades? La ciudad es muy grande.

– Organizamos también un 'Grand Tasting' dirigido, por un lado, a profesionales del sector y, por otro lado, al público más gourmet. En total, más de 600 asistentes podrán disfrutar de algunos de los mejores vinos de Rioja junto con distintas tapas realizadas para la ocasión por chefs de referencia de Estados Unidos.

– ¿Creen que los turistas de EE UU se sentirán atraídos por su oferta?

–Esta iniciativa refleja la proyección internacional que las bodegas están decididas a dar al Barrio de la Estación para promocionar su valor histórico y cultural como cuna del vino de Rioja y como uno de los mejores destinos enoturísticos del mundo, único gracias a su concentración de bodegas centenarias.

– ¿Pero cuál es el perfil del turista americano que puede interesarse?

–Nos dirigimos al turista amante de la gastronomía y los viajes con un poder adquisitivo medio-alto. Sin duda, será una ocasión única para todos los amantes del vino y la cultura española en Estados Unidos, origen de un alto porcentaje de nuestros visitantes y mercado esencial para el vino de Rioja.

– Además el evento tiene una función benéfica.

– Sí. El 30% de la recaudación de las entradas irá destinado a la Fundación James Beard, la ONG de referencia de Estados Unidos dentro del sector gastronómico y que otorga cada año los premios James Beard. La fundación estadounidense tiene por objetivo crear programas para la mejora de la alimentación y la sostenibilidad, guiándose por los valores de respeto, transparencia, diversidad, sostenibilidad e igualdad.

– Así que el año próximo toca la celebración en Haro. ¿Y en 2021?

–Probablemente en dos años vayamos a Asia. Todavía no tenemos decidido el destino, pero el gran reto es China, que se ha convertido, aunque parezca mentira, en el segundo país con mayor densidad de plantación. China es el gran mercado y cada año tienen una clase media más numerosa. Podríamos ir a Hong Kong, Singapur... o Shanghái. Lo analizaremos con calma.