RESTAURANTES

Misura, restaurante saludable

El equipo del Misura posa en el comedor del restaurante. /USOZ
El equipo del Misura posa en el comedor del restaurante. / USOZ

Una cocina sincera, inteligente e innovadora abierta a todo tipo de paladares

ORAITZ GARCÍA

En una de esas reuniones de ex compañeros de clase de la ikastola que hacemos cada año en la que pongo toda la carne en el asador para darnos un buen homenaje gastronómico en la sociedad Artzak Ortzeok, me comentaron que el menú degustación y la cocina del Misura Restaurant estaban muy bien, que era una propuesta culinaria a tener en cuenta y me recomendaban visitarlo y conocerlo.

Me costó dirigir mi visor gastronómico a Miramón, pasados varios meses desde aquella reunión ahí seguía el Misura apuntado en el listado de restaurantes pendientes de conocer, y eso, que no eran pocas las veces en las que había pasado al lado del Hotel Arima, donde está ubicado el restaurante, y me quedaba embelesado mirando su curiosa y atractiva arquitectura.

Pero ya tengo un restaurante menos en el listado de pendientes y hoy os lo traigo a este rincón gastronómico para que os animéis a escaparos a Miramón, dar un paseo por su renovado bosque y sentarse a disfrutar de la más que interesante propuesta gastronómica del Misura.

Entramos en el restaurante y nos asignaron una mesa al lado de la cristalera, cristalera tras la que ves el bosque de Miramón, sabiendo que estás en Donostia, parece que te has alejado de la civilización y estás en un entorno natural, apartado, un pequeño oasis natural a escaso minutos del centro de nuestra ciudad. Tras la sorpresa inicial del entorno que envuelve al hotel y al restaurante, segundo punto a favor fue cuando nos sentamos y la camarera al preguntarnos si era nuestra primera vez en Misura y nosotros responderle que sí, nos explicó con profesionalidad cuál era su filosofía culinaria, su propuesta gastronómica, ofreciéndonos bien el menú ejecutivo y la carta, dispuesta a ayudarnos en nuestra elección y a aclararnos las dudas que podríamos tener.

Misura

Dirección: Paseo Miramón 162 (Hotel Arima-Donostia). Teléfono: 943 56 66 38. Comedor: 1 para 50 comensales. Abre: comidas de miércoles a domingo y cenas el viernes y sábado. Precio: menú ejecutivo 25€ / carta 50-60€.

Nosotros optamos por la carta, para poder conocer con mayor amplitud «esa cocina saludable apta para todo tipo de paladares - vegetarianos, veganos, ovolácteos, omnívoros, intolerantes al gluten, «en la que hacemos uso de ingredientes ecológicos, aquellos que provienen de una producción agrícola natural exenta de productos químicos de síntesis. Una materia prima de calidad que ofrece toda la riqueza de su sabor», según nos explican en su página web. Una cocina sincera, donde los grandes protagonistas son los mismos productos, dándoles protagonismo, llevándolos a su máxima expresión mediante las cocciones y las técnicas culinarias. Todo ello elaborado en una cocina que se ve desde el comedor. Podríamos decir que los vegetales, las verduras, son los grandes protagonistas de la carta del Misura, verduras de temporada, que tienen un apartado más que interesante en la carta.

Comenzamos con una terrina de pollo eco con aromas de curry para abrir boca, a la que siguieron unas deliciosas y suaves croquetas caseras de bacalao con confitura de pimientos y un curioso juego de sabores con el pulpo a la brasa y encurtidos. Eso antes del festival vegetal, tras muchas dudas, nosotros al final optamos por el puerro y la coliflor. El puerro lo presentan al estilo calçot, con una fina textura que se te deshace en la boca y nosotros lo acompañamos con romesco blanco y un más que interesante salmón con toques de eneldo y cítricos, un salmón marinado al que luego dan un toque 'vuelta y vuelta' en la plancha para darle el toque templado.

Tras las verduras llegaron el pescado y la carne. El pescado lo cambian diariamente, dependiendo de lo que hayan encontrado en el mercado, en nuestra visita nos tocó una buena corvina bien acompañada con verduritas salteadas y aceite de oliva. En el apartado cárnico optamos por el conejo, carne que no es muy habitual encontrar en los restaurantes, pero nos cautivó su royale de conejo con tomate asado, chalotas confitadas y acelgas.

Estaba siendo una experiencia gastronómica muy interesante y lo redondearon con dos postres sublimes. Si los platos 'salados' nos cautivaron, nos enamoramos de los postres, qué dos lujos. Tanto el chocolate con fruta de la pasión y galleta de chocolate crujiente y el bizcocho fundente de almendra con teja de almendra y helado de limón. Dos grandes colofones a un gran homenaje culinario.

El carrusel de platos fue incesante. Merece y mucho la pena escaparse hasta el Misura para conocer su cocina. On egin!