RESTAURANTES

Recuperando la esencia

El equipo del nuevo restaurante Aldanondo, con Mikel Mayán al frente./LOBO ALTUNA
El equipo del nuevo restaurante Aldanondo, con Mikel Mayán al frente. / LOBO ALTUNA

Mikel Mayán vuelve a los orígenes de este histórico restaurante con la parrilla como protagonista

Oraitz García
ORAITZ GARCÍA

Cuando Mikel Mayán me contó que cogía las riendas del Aldanondo y que apostaba por recuperar la esencia y nombre de este gran restaurante, me alegré, porque uno de nuestros históricos quedaba en manos de un gran cocinero. Recuerdo que cuando comenzaba mi andadura gastronómica un día me acerqué a conocer, disfrutar y degustar esa tan afamada chuleta del Aldanondo y, sí, disfruté, recuerdo esa experiencia con cariño. Por ello, fui con ganas a ponerme a las órdenes de Mikel y conocer por dónde iba a ir su nueva propuesta gastronómica.

Comenzamos con unas sabrosas croquetas de jamón como aperitivo para abrir apetito a las que siguieron un muy buen pulpo a la parrilla, asado a la perfección, en su punto, una de las estrellas de la casa. Lo presentan acompañada de cremoso a la patata, haciendo su propia versión del pulpo a la gallega. Seguimos con unos deliciosos hongos con yema de huevo y unas maravillosas almejas al ajillo, vaya almejas, de tamaño más que interesante, con la carne que desbordaba de la cáscara, un producto 10.

Si no fuera suficiente, Mikel Mayán siguió con su propio festival gastronómico, sacando a relucir toda su sapiencia y habilidad culinaria, con un begihandi salteado acompañado de una buena piperrada, eso, antes de terminar con un más que interesante solomillo acompañado de unas buenas patatas fritas caseras. Para endulzar tan inmenso homenaje culinario Mikel apostó por una muy buena tarta de trufa y chocolate acompañada de helado de vainilla.

Mereció y mucho la pena escaparme a conocer el nuevo Asador Aldanondo, confiaba en la cocina de Mikel Mayán, y no me defraudó. Su currículum habla por si solo, Arzak, Aldebarán, Europa, La Perla, jefe de cocina durante 11 años en el Karlos Arguiñano zarauztarra, tras el que emprendió su trayectoria en solitario en el Iturrietaberri. Tras un año al lado de Joseba Odriozola aprendiendo los trucos de la parrilla del Araneta, el pasado 5 de mayo ponía en marcha el Asador Aldanondo. Para su funcionamiento, para el día a día, Mikel cuenta con un gran equipo humano: Maite, Miguel, Marivi, Lucas, Ana Mari, Rodica y Miriam.

Mikel Mayán quiere jugar, quiere disfrutar con las brasas, aunque ahora apueste por los pescados y carnes, no descarta en un futuro sacarle el mayor provecho a la parrilla y elaborar otros productos. Tenía muy claro que la parrilla sería el eje en el que giraría su apuesta, como lo era en el antiguo Aldanondo, pero para ello necesitaba echar mano de grandes productores, que le llevaran grandes productos al asador. Producto de primera como segundo eje de su propuesta. Todo ello, para recuperar la esencia, el alma, la filosofía de lo que era el Asador Aldanondo antaño.

Yo conocí parte de sus propuestas culinarias, pero, en la carta también encontramos interesantes platos como las verduras de temporada a la parrilla; la terrina de foie casera con manzana y frutos rojos; los calamares fritos con all i oli; el txangurro a la donostiarra; las kokotxas de merluza al pil-pil; los grandes pescados a la parrilla como el cogote de merluza, el besugo, el rape, el lenguado o el rodaballo; y la chuleta, única carne de la carta junto al solomillo, chuleta de viejo y premium que podremos acompañarla de patatas fritas, ensalada o pimientos. Para terminar, postres tradicionales como el arroz con leche, el flan, la cuajada o las natillas, postres que también podremos tomar en el menú del día; el hojaldre fino de manzana; la tarta de queso con frutos rojos; el coulant de chocolate; los tradicionales canutillos rellenos; o los helados caseros.

Entre semana, al mediodía, cuentan con un menú del día dónde nos ofrecerán 4 primeros y 4 segundos platos. Como primeros, siempre encontraremos una ensalada, un potaje, una verdura y un hidrato como el arroz o la pasta. De segundo, siempre un pescado del día a la parrilla y de carne cerdo, ternera, pollo o conejo.

Un histórico restaurante de nuestra ciudad que recupera su esencia, que recupera su nombre, que recupera su protagonismo gastronómico de la mano de un cocinero histórico de nuestro panorama culinario, ese es el nuevo Asador Aldanondo comandado por Mikel Mayán. On egin!