¿De verdad es vegano el pan que compro?

¿De verdad es vegano el pan que compro?

MARISOL GUISASOLA

Ser vegana no significa comer solo vegetales. En realidad, la filosofía vegana está abiertamente en contra de la crueldad con los animales y de su explotación. Eso explica por qué las y los veganos no comen carnes, pescados, huevos, lácteos o miel. Sin embargo, la industria añade hoy tantos ingredientes diferentes a sus productos, que muchas personas veganas quieren saber si los alimentos que adquieren están libres de ingredientes animales. «¿Es vegano el pan?» es, por ejemplo, una de las preguntas que escucho más a menudo.

El tema no deja de tener su miga, porque si repasas sus ingredientes básicos, el pan es solo harina, agua, sal y levadura. En ese orden de cosas, el pan es vegano. El problema empieza con las cosas que le añaden. Lo digo porque veo panes que llevan huevo, mantequilla, leche, suero de leche, caseína, gelatina, jalea real o miel, todos ellos de origen animal.

Por supuesto, las listas de ingredientes que vienen en los envoltorios de los panes de marca te permiten saber si el que compramos es vegano o no lo es. En cambio, los que compras en las panaderías artesanales de toda la vida no suelen llevar etiquetas y, por eso, no puedes enterarte de sus ingredientes. ¡Por eso es importante acudir siempre a panaderías de toda confianza, donde los panes que te venden llevan solo lo que dicen que llevan!

Dicho lo dicho, tampoco los ingredientes que indican las etiquetas de los panes de marca y que creemos veganos están siempre libres de culpa. Estos son dos ingredientes sospechosos:

1. Mono y diglicéridos. Son grasas que se emplean como emulsificantes para dar esponjosidad a los panes y mejorar su textura. Generalmente se derivan de la soja, pero también pueden proceder de grasas animales.

2. Lecitina: Es otro emulsificante que, casi siempre, se deriva de la soja, aunque también proceder de las yemas de huevo.

Para estar totalmente segura de que el pan que comes es vegano, nada como hacerlo tú misma en casa. Estas ideas te pueden ayudar a preparar diferentes panes, a gusto del consumidor:

– Puedes sustituir los huevos por semillas de chía o por copos de avena: por cada huevo, 1 cucharada de semillas de chía o 1 cucharada de copos de avena. Hay que mezclar la cucharada elegida con un poco de agua templada, hasta que adquiera la consistencia de una gelatina.

– En vez de mantequilla, puedes utilizar AOVE.

– En vez de leche de vaca, puedes emplear leche de almendra.

– Si quieres hacer un pan dulce, puedes utilizar jarabe de arce.

Solo hay que añadir los ingredientes citados a la masa de pan (en las mismas cantidades que en la receta tradicional), para conseguir el pan vegano que deseas.