El secador de pelo, ¿es útil en la cocina?

El secador de pelo puede ser nuestro aliado también en la cocina/
El secador de pelo puede ser nuestro aliado también en la cocina

Sorpréndete con todos los usos que se le puede dar a un utensilio doméstico como es el secador a la hora de cocinar

DV

¿Sabías que un secador de pelo puede ayudarte a la hora de cocinar? Aunque sea una obviedad que el secador de pelo no es un utensilio doméstico específico de la cocina, poca gente conoce lo útil que puede resultar para llevar a cabo determinadas tareas durante el cocinado. Si eres de los que no conoces esta faceta del secador, sigue leyendo y… ¡Alucina!

En la cocina, es muy habitual andar con prisas por lo que es importante organizar bien todos los utensilios que se vayan a utilizar. Sin embargo, durante el cocinado pueden surgir imprevistos y te puedes ver obligado a lavar a toda prisa un 'cacharro' porque la receta te obliga a volverlo a utilizar.

Si este elemento es el colador, seguramente necesitaremos secarlo a la perfección antes de volver a utilizarlo. ¡Tamizar un ingrediente seco con un colador húmedo es misión imposible! Por ello, y para conseguir un colador completamente seco de 'ya, para ya' no podemos contar con realizarlo con un trapo de cocina ya que con este elemento es bastante complicado eliminar todas las gotas de agua que quedan incrustadas.

Son muchos y muy diferentes los usos que le podemos sacar al secador de pelo en nuestras cocinas

Si nos encontramos en este caso, el secador de pelo se convierte en el mejor recurso para obtener una solución rápida y eficaz. El resultado es totalmente sorprendente. Además, este elemento se puede utilizar también para un secado sencillo de las varillas manuales o, en definitiva, de cualquier otro utensilio de cocina que sea complicado de secar y que necesitemos utilizar de forma urgente.

También a la hora de cocinar puede ser una ayuda para conseguir un resultado visual óptimo en una elaboración. Sobre todo en elaboraciones de repostería, es importante que el resultado apetecible y bonito a la vista, y el secador puede echarnos una mano. El aire del secador permitirá dar un último toque a la superficie de la tarta, dejando la capa principal lisa y sin grumos. Por otro lado, es una buena técnica a aplicar a un glaseado, si deseamos que este quede brillante.

Asimismo, se puede utilizar el calor del secador para ayudar a desmoldar ciertas elaboraciones hechas al horno.

El secador nos ayudará también a descongelar los alimentos o, mejor dicho, a separar aquellos alimentos congelados que se han pegado entre sí, algo muy común y bastante difícil de remediar. Además, si se quiere reciclar algún envase, el calor que desprende es muy útil para despegar pegatinas y etiquetas de latas, botellas… ¿Por qué? El secador ablanda la capa de pegamento, lo que facilitará su despegue.

Para abrir los tarros

El secador será también muy útil para abrir la tapa en un tarro que se resiste a ser destapado. Como opción se puede optar por someter la tapa a una fuente de calor poniendo el secador a distancia segura y enfocando el calor al borde de la tapa y en sentido perpendicular al tarro. Eso sí, deberemos tener cuidado porque si se alcanza una temperatura excesiva, puede estallar.