Psyllium, la súper semilla que ayuda a controlar el peso

Psyllium, la súper semilla que ayuda a controlar el peso

El mundo del fitness ya se ha rendido a sus encantos incluyéndola en muchas recetas. Te contamos todo sobre esta semilla prodigiosa que cuenta con más fibra que la avena

TAMARA IZQUIERDO

Es un alimento ancestral que tiene mucho éxito en el universo fitness ya que aporta gran cantidad de fibra y es perfecta para que la báscula no juegue malas pasadas. Si quieres saber lo que esta semilla puede hacer por ti te contamos todo sobre el psyllium.

¿Qué es el psyllium?

Es una hierba originaria de la India y de Irán que tolera climas extremos y es de una gran adaptabilidad. Las semillas de esta planta se han utilizado durante siglos con fines terapéuticos y ha llegado hasta nuestros días como una semilla con propiedades excepcionales ganándose un lugar privilegiado en muchas despensas.

En Egipto ya se utilizaba para tratar el estreñimiento y también infecciones de las vías urinarias. En el resto del mundo, con el paso de los años, comenzó también a usarse el psyllium como remedio para la tos, las hemorroides, alivio de procesos inflamatorios e incluso como secreto de belleza para mantener el cabello y la piel más sanos y bonitos.

Beneficios de las semillas de psyllium

Es famosa por su alto contenido en fibra que, además de ayudar en el control de peso de forma eficaz, también reduce el apetito, favorece la digestión, estimula el metabolismo y contribuye a eliminar toxinas y productos de deshecho limpiando así organismo.

Los adeptos al fitness adoran esta semilla porque para dietas bajas en carbohidratos es una gran fuente de fibra soluble, mucho más que la avena. Por ejemplo 100 gramos de psyllium aportan 71 gramos de fibra frente a unos 5 gramos que tendría el salvado de avena. Esto se merece por lo menos un ¡Wow!

No solo su alto contenido en fibra va a ayudarte en el control de peso. El psyllium también ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre haciendo que el azúcar se absorba de manera más lenta impidiendo los picos de insulina y que el exceso de azúcar quede almacenado en forma de grasa, es decir, no engordarás.

El psyllium ayuda a mejorar el tránsito intestinal, el síndrome del intestino irritable y es un gran remedio tanto para casos de diarrea como de estreñimiento. Es rico en ácidos grasos y cardiosaludable, es un alimento que favorece la reducción de la tasa de colesterol 'malo'.

Cómo introducir psyllium en tu dieta

Puedes tomar psyllium en cápsulas y comprimidos pero lo más interesante es utilizarlo en polvo en diferentes recetas. Al no tener gluten los celiacos e intolerantes pueden incluir estas semillas en su dieta sin problema.

Cuenta con mucílagos que hacen que al contacto con líquidos las semillas se vuelvan viscosas siendo una buena opción para sustituir al huevo en dietas veganas o para ligar en todo tipo de elaboraciones. Esta propiedad hace que los panes y recetas de repostería queden más esponjosas y suaves.

Vas a poder añadir semillas de psyllium en recetas de repostería y pan con o sin gluten, en diferentes masas, guisos, smoothies, helados, cremas… un sinfín de posibilidades para crear elaboraciones dulces o saladas dándoles un toque healthy muy especial. Te damos un delicioso ejemplo.

Pan de coco y psyllium

Es un pan vegano, fit, sin harinas, sin gluten y sin lácteos, y lo mejor ¡está para chuparse los dedos!. Necesitarás:

Ingredientes:

1 taza de harina de coco

1 pizca de aceite de coco para engrasar el molde

6 cucharadas de pysllium

1 taza de agua

2 huevos y 10 claras

1/taza de AOVE (aceite de oliva virgen extra)

1 cucharada de bicarbonato

Frutos secos como tooping

Sal rosa del Himalaya

Elaboración: Precalienta el horno a 180º. Mezcla todos los ingredientes en tu robot de cocina o procesadora de alimentos. Mientras reposa la masa engrasa un molde con aceite de coco. Ponla masa en el molde, esparce el tooping que más te guste por encima (nueces, almendras, semillas…) y llévala al horno durante unos 50 minutos. Asegúrate de que está hecho miento en la masa un palito de madera de brocheta, si sale seco ya está listo. ¡Bon appétit!