PREMIOS TALENTO GASTRO

«El objetivo es conseguir que los comensales tengan ganas de reservar un hueco para el postre y sorprenderles»

Pili Carbonell, Premio a Mejor Repostera /NAGORE IRAOLA
Pili Carbonell, Premio a Mejor Repostera / NAGORE IRAOLA

Pili Carbonell llegó a Donostia hace una década para estudiar cocina, se instaló hace ocho años en el sector de la repostería y está disfrutando junto a su pareja, Xabier Urdangarin, al frente de la cocina de Malkorra:«Gracias a premios así, la gente te mira con otros ojos»

«Tenemos una felicidad enorme», reconoce abiertamente Pili Carbonell, a la que ya le hizo «mucha ilusión» que le eligieran entre los finalistas para este mismo premio en la edición de 2018, y que en esta ocasión sí ha conseguido hacerse con el preciado galardón. «Después de montar nuestro negocio hace dos años, este reconocimiento hace que todo el esfuerzo de este tiempo haya merecido la pena. Estamos trabajando con tesón y con mucho empeño y que te lo reconozcan con un premio tan importante es muy satisfactorio. Estoy muy agradecida», recalca convencida la alicantina.

Y es que la competencia en el sector de la repostería es realmente feroz, lo que aporta un valor añadido al trofeo que la destaca como mejor repostera. «Somos muchos los que estamos en este mundo y el año pasado ya consideraba un privilegio estar elegida entre los tres aspirantes. Al final, ya están reconociendo tu trabajo nominándote, aunque tampoco voy a ocultar que ganar el premio supone una satisfacción mucho mayor», acepta sincera.

La chef alicantina de Malkorra recibió con gran satisfacción el galardón que le reconoce como la Mejor Repostera en los Premios Talento Gastro de manos del delegado de ventas para Gipuzkoa de Cafés Baqué, Fernando Barral.
La chef alicantina de Malkorra recibió con gran satisfacción el galardón que le reconoce como la Mejor Repostera en los Premios Talento Gastro de manos del delegado de ventas para Gipuzkoa de Cafés Baqué, Fernando Barral. / NAGORE IRAOLA

Para Pili, y al margen de la recompensa y el reconocimiento oficial que supone, lo más importante de este premio es que «significa que la gente está saliendo muy contenta del restaurante y eso es sinónimo de que estamos haciendo las cosas bien. Para bien o para mal, yo siempre digo que el postre es lo último que se saca en una comida y que, en muchos casos, es lo que decide si el cliente se marcha con un buen sabor de boca o no. Reconocimientos como éste se agradecen porque dejan claro que pasa más lo primero», valora.

Final dulce, pero ligero

Muchas veces da la sensación de que se reconoce más a los cocineros que a los reposteros, «a los que se nos suele relacionar más con obradores», pero a Carbonell le parece que los que trabajan en restaurantes tienen una misión complicada: «El objetivo es conseguir que los comensales tengan ganas de reservar un hueco para el postre y sorprenderles. Yo intento hacerlos ligeros para que engloben la comida y que el cliente salga satisfecho y no con sensación de pesadez o de estar muy lleno. Su recuerdo tiene que ser bueno».

Este premio también sirve para que Malkorra se haga notar entre los que aún no lo conocen, pero la mayor recompensa posible para el repostero es «que la gente piense sobre el postre 'esto ha sido justo lo que necesitaba', despertar en el cliente la curiosidad y las ganas de volver para probar otras cosas». Es por ello que, como sus menús, los postres de Malkorra también se renuevan constantemente: «Voy innovando según la temporada y lo que me va ofreciendo el mercado. Lo mismo te ofrezco una Tropincana (coco, piña, bizcocho, un cremoso...) que un postre de chocolate o fresas», relata.

No en vano, ser capaz de reinventarse es una de las virtudes básicas en la cocina y, cómo no, también en la repostería. «Hay que esforzarse por presentar cosas nuevas y frescas a la gente. Somos un equipo joven e intentamos modernizar dentro de los estándares que siempre hay que tener en un restaurante», defiende Pili, que insiste en su «enorme agradecimiento» a todos los que han tenido que ver en un premio tan relevante: «Somos primerizos, como quien dice, y gracias a premios así, la gente te mira con otros ojos».