Gastronomía para unir a personas

Marine Mandrila y Louis Martin, ayer en el Basque Culinary Center. / FÉLIX MORQUECHO
Marine Mandrila y Louis Martin, ayer en el Basque Culinary Center. / FÉLIX MORQUECHO

El 'Refugee Food Festival' busca integrar a chefs refugiados en la sociedad | Los fundadores, Mandrila y Martin, explican cómo surgió esta iniciativa solidaria en la primera edición de 'Think Gastronomy' en el BCC

Macarena Tejada
MACARENA TEJADA SAN SEBASTIÁN.

Los franceses Marine Mandrila y Louis Martin conocen más de medio mundo. Han pasado ya cinco años desde que recorrieron lugares como India, Thailandia, Perú, México o Japón documentando su aventura para la televisión francesa. La idea era «conocer y entender los países que visitábamos mediante la comida». Fue al finalizar este proyecto cuando llegaron a la conclusión que dio paso al 'Refugee Food Festival', la iniciativa solidaria que pusieron en marcha en 2015 y de la que hablaron ayer en la primera edición de 'Think Gastronomy', un encuentro impulsado por el Basque Culinary Center (BCC) y Telefónica.

Tras compartir mesa con personas de distintos lugares del planeta, «nos dimos cuenta de que la comida es una herramienta increíble para conectar a las personas y acercarlas entre ellas, independientemente de su cultura o religión», explican. Sorprendidos por el «interés» que despertaba la gastronomía allá donde iban y coincidiendo con un momento de «crisis humanitaria en Europa», se pusieron manos a la obra. Querían comprometerse con la ayuda a los refugiados y «darles una bienvenida digna». ¿Y qué mejor forma de hacerlo que con un evento grastronómico? Así nació el 'Refugee Food Festival', para «recordar a la sociedad que los migrantes son personas como tú y como yo», señala Martin.

Este año, del 15 al 30 de junio va a tener lugar la cuarta edición del festival en quince ciudades del mundo. Restaurantes de Amsterdam, Atenas, Bolonia, Burdeos, Madrid, Florencia, Ginebra, Lyon, Ciudad del Cabo, Lieja, Marsella, Nueva York, París, San Francisco y Estrasburgo participarán en esta iniciativa con cocineros refugiados. Chefs locales y refugiados trabajan simultáneamente intercambiando experiencias, recetas y todo tipo de cultura gastronómica. «Es un festival culinario con el que queremos terminar con los estereotipos que existen sobre los refugiados y poner en valor su trabajo», insisten.

Así las cosas, además de querer mejorar la percepción de la sociedad sobre estas personas, «buscamos integrarlas en el mercado laboral, en este caso en el sector hostelero, y ayudarles también a conocer gente nueva».

172 restaurantes

Hasta el momento, más de 60.000 ciudadanos han participado en el festival, así como 157 cocineros y un total de 172 restaurantes. «Desde el primer momento, la acogida fue increíble. Nos llamó muchísima gente para preguntar cómo podían participar y los establecimientos se llenan cada año de comensales», apuntan.

El 60% de los cocineros refugiados que han participado en alguna de las ediciones del 'Refugee Food Festival' han logrado incorporarse al mercado laboral bien como chef en algún restaurante, con una beca o abriendo su propio local.

Este proyecto, que ha recibido el premio de Acnur a la 'Innovación dirigida al usuario' y el 'Restaurant Awards' al mejor evento del año, ha conseguido empoderar a los refugiados, una de sus principales metas, visibilizando su labor entre los fogones. Tanto Mandrila como Martin quieren seguir por ese camino y ayudar a todos los cocineros refugiados que sea posible porque, al fin y al cabo, «es labor de todos poner nuestro granito de arena».