LA DESPENSA

La trufa blanca italiana, un manjar inolvidable

La trufa blanca es muy valorada a nivel mundial. /
La trufa blanca es muy valorada a nivel mundial.

Este hongo silvestre es una auténtica rareza que solo se da en la zona de Piamonte, en Italia

La trufa blanca italiana es un manjar inolvidable, ya que el tartufo bianco es uno de los ingredientes más importantes y apreciados en la alta gastronomía mundial. A diferencia de las trufas negras, que son también muy cotizadas pero más comunes, las trufas blancas italianas son una auténtica rareza que se da solamente en Italia, en la zona de Piamonte, y se caracterizan por su color pálido en el exterior y el marrón o amarillo en su interior.

Si bien es cierto que la negra se lleva la fama, la trufa blanca la desbanca en aroma y exclusividad. Es algo que queda patente en su precio, que llega a ser diez veces superior: hasta 6.000€ el kilo. De hecho, han llegado a valer más que los propios diamantes. La más cara procede de una localidad de Piamonte llamada Alba, donde han llegado a alcanzar un precio de más de 100.000€ por kilo. Las mejores mesas del mundo se disputan cada año los pocos ejemplares que da la tierra al entrar en otoño.

La trufa blanca se come cruda, laminada o rallada, espolvoreada sobre platos a los que aporta un aroma intenso

En la gastronomía, la trufa blanca es más prestigiosa incluso que la trufa negra del Périgord francés. Pero además de su sabor, los motivos de su alto precio son la escasez y la imposibilidad de realizar un cultivo planificado. Como su aroma es muy variable y no admite cocción, la trufa blanca se come cruda, laminada o rallada, espolvoreada sobre los platos a los que aporta un aroma intenso muy característico que recuerda en algunos momentos al ajo, y en otros a una mezcla de monte y mar, lo que la convierte en muy apreciada por los expertos culinarios.

Usos culinarios de la trufa blanca

La forma más habitual de consumirla es rallar la trufa blanca sobre un plato de pasta, huevos, patatas o arroz, o colocando sobre el plato unas láminas finísimas, dejando que su intenso aroma se mezcle con el del plato. También se utiliza para condimentar todo tipo de carnes y embutidos, ya que su aroma es muy intenso y solo un pedacito es suficiente para dar sabor. Asimismo, otro de los usos de uno de los productos más exquisitos de la gastronomía mundial es la elaboración de aceites o esencias con los que aromatizar los platos.