LA DESPENSA

Tipos de lechuga, el ingrediente básico de nuestra cocina

La lechuga de mucho juego en los platos. /
La lechuga de mucho juego en los platos.

La lechuga es un ingrediente que se adapta a cualquier tipo de plato y del que podemos encontrar diferentes variedades

La lechuga es uno de los alimentos que no debe faltar en nuestra cocina. Principalmente en verano, la lechuga se adapta a cualquier tipo de plato. Son muchas las recetas en las que se suele incluir: ensaladas, acompañamiento a platos, bocadillos, legumbres… En todos ellos, la lechuga es una parte esencial y aporta frescura y sabor.

La más recomendable para el verano es la rúcula

La lechuga aporta grandes propiedades medicinales, cosméticas y, en especial, alimenticias. Pero no se utiliza la misma lechuga para todo, y es que son más de 100 los tipos de lechugas que podemos encontrar en los diferentes mercados. Hemos destacado algunos de los más populares.

Los 7 tipos de lechuga más conocidas

  • Lechuga Romana: de los diferentes tipos, la lechuga la Romana es la de mayor renombre, y una de las más utilizadas para las ensaladas. Sus hojas son largas y crujientes, y tiene un color verde intenso. No solo es la más barata, sino que es la que más propiedades y vitaminas contiene. Tiene un tallo vigoroso y una cabeza larga.
  • Escarola: también es un clásico. Se utiliza sobre todo en las ensaladas de invierno. Con una hoja muy dentada y un sabor amargo que la caracteriza, combina muy bien con todos los alimentos de otoño e invierno. Sus hojas son verdes y crujientes, mientras que su corazón suele ser blanco o amarillo pálido. Suele ser muy habitual en dietas, pues es la mejor de los diferentes tipos para luchar contra la retención de líquidos.
  • Canónigo: la que más hierro contiene de todos los tipos es el canónigo. Es fácilmente reconocible por su aspecto, son pequeñas hojas de color verde oscuro. Son frecuentes en las estaciones más frías
  • Rúcula: es un tipo de lechuga de origen mediterráneo y su mejor época es durante el verano. Sus hojas son alargadas, y su sabor es algo amargo, aunque no tanto como la escarola. Es una lechuga ideal para utilizar en ensaladas variadas, e incluso en pesto.
  • Endivias: crudas o cocidas, en ensaladas o gratinada, las endivias se consumen enteras. Hasta los brotes, que suelen ser entre blancos y amarillos pálido, se comen. Las nueces, la manzana o los quesos suelen ser su mejor guarnición.
  • Lollo Rosso: de origen italiano, tiene hojas muy rizadas y también tiene un sabor bastante amargo. Idóneo para combinar con varios alimentos en una ensalada completa. Lo encontraremos siempre con tonos más rojizos o inclinados al verde.
  • Hoja de roble: por último, la hoja de roble se diferencia por su color morado oscuro, que tira a marrón. Procede de la achicoria y no de las lechugas, como las demás variedades. Sus hojas son más sabrosas al ser más dulce. Se suele recomendar que se combine con quesos o frutas.