LA DESPENSA

Carrasco Ibéricos: el resurgir de los embutidos ibéricos

El lomo ibérico de bellota es uno de los productos estrella de Carrasco Ibéricos. /Mikel Ponce
El lomo ibérico de bellota es uno de los productos estrella de Carrasco Ibéricos. / Mikel Ponce

Carrasco ibéricos apuesta por el resurgir de los embutidos ibéricos y lanza al mercado una longaniza ibérica de bellota picante que está causando furor en Euskadi

DV

Carrasco Ibéricos no deja de sorprendernos en su trayectoria dentro del mundo del ibérico. Cuando todos pensábamos que los embutidos estaban de capa caída, debido a la lapidación pública que estos productos sufren por temas de salud, la empresa de Guijuelo los hace resurgir con el lanzamiento de una longaniza picante, que en sus pocos meses de vida ha conseguido adentrarse en los locales, las tiendas especializadas y los mercados más importantes de Euskadi de la mano de su distribuidor Exclusivas Mardu Gourmet.

Proceso de curación de la longaniza ibérica de bellota picante.
Proceso de curación de la longaniza ibérica de bellota picante. / Archivo Carrasco Ibéricos

¿Por qué hay distintas calidades de embutidos ibéricos y los de Carrasco Ibéricos se sitúan entre los más selectos? Por dos razones, la alimentación de sus animales, y su diferenciación en la elaboración.

La carne de sus embutidos procede de cerdos ibéricos de bellota de raza propia, la raza Carrasco, criados en libertad en la dehesa extremeña durante la época de montanera, de octubre a marzo, y alimentados de bellotas. La bellota, el fruto de la encina, es rica en ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado avalado por numerosos estudios como beneficioso para la salud, que le aporta además esa untuosidad y sabor característico.

En el caso de la longaniza ibérica de bellota de Carrasco Ibéricos, además, la diferencia viene por las carnes que se usan para su elaboración. Se seleccionan uno a uno, manualmente, los llamados cortes nobles del cerdo ibérico: la presa, el secreto y la pluma. Estas carnes que habitualmente son piezas codiciadas por los mejores restaurantes, en ese caso se mezclan y se utilizan como ingrediente básico en su elaboración.

Después se condimenta con ajo, Pimentón de la Vera, sal y cayena natural que le aporta ese toque picante divertido, se embucha y se deja curar en los secaderos de Guijuelo durante dos meses, recibiendo los vientos secos de la Sierra de Gredos y Béjar, de forma natural.

Entre sus embutidos ibéricos elaborados con estas excelentes carnes también destacan el salchichón ibérico de bellota, con su característica pimienta negra en grano, o el chorizo ibérico de bellota, con su color rojo intenso proveniente de la mezcla con el reconocido Pimentón de la Vera.

No podemos dejar de mencionar su famoso lomo ibérico de bellota de tripa natural, reconocido por los que más saben y la crítica gastronómica, de color anaranjado, veteado gracias a la infiltración grasa que aporta la bellota, aroma intenso y sabor jugoso e inconfundible.

Cerdos ibéricos de Carrasco en la dehesa.
Cerdos ibéricos de Carrasco en la dehesa. / Mikel Ponce

Acerca de Carrasco Ibéricos

Carrasco Ibéricos es una empresa de Guijuelo dedicada a la elaboración de productos derivados del cerdo ibérico de «raza propia». Lleva más de 120 años dando a conocer el apasionante mundo del ibérico, así como experimentando y logrando sabores propios en sus jamones, paletas y embutidos de bellota que hacen que a todo el mundo se le haga la boca agua.

Un jamón único, de color rojo cereza intenso, matices a madera y bellota, suave, untuoso, con bajo punto de sal, y con un ligero toque dulzón, que lo hacen irresistible.

Carrasco Ibéricos

Dirección
Calle Príncipe Felipe, 25, 37770
Localidad
Guijuelo, Salamanca
Web
www.carrascoibericos.com
Teléfono
923 580 420
Redes Sociales
@carrascoiberico (Instagram, Facebook, Twitter
Puedes encontrar sus productos en
Exclusivas Mardu Gourmet www.mardu.es