LA DESPENSA

Los mejores ingredientes para incorporar a una ensalada en primavera

Las ensaladas ganan protagonismo en primavera. /
Las ensaladas ganan protagonismo en primavera.

La llegada de una nueva estación trae consigo también la incorporación de nuevos productos que brotan con el buen tiempo. Las ensaladas en primavera, que se multiplican en los menús de estos días, varían sus ingredientes

Las ensaladas en primavera son uno de los platos estrella de cualquier restaurante, hotel o casa. Sin embargo, cada uno de ellos puede elaborarse de forma muy diferente. Ahí influyen el tiempo, los gustos y la estación del año en la que nos encontremos. Por ello, la llegada de la primavera está variando los productos a utilizar en un recurso tan solicitado como las ensaladas.

Una de las novedades que se pueden incorporar como novedad son las fresas. Es evidente que se trata de un producto ligado al postre, pero esta fruta que abunda durante estos meses también tiene cabida en las ensaladas. Junto a unos espárragos (ya en su mejor momento) pueden formar una sociedad ideal para una ensalada diferente y colorida.

Las alcachofas y las mandarinas dejan paso a las fresas, la piña o el aguacate en las ensaladas

Igual de florida, e incluso más exótica, puede resultar la introducción de la piña. Su sabor aporta una explosión de sensaciones en la boca que pueden mezclarse con facilidad con muchos de los ingredientes tradicionales de una ensalada.

¿Y el aguacate? Otra de las apuestas de estos meses puede ser el aguacate. Un producto que sigue ganando adeptos gracias a sus propiedades. El magnesio y el potasio que aportan al organismo lo han convertido en una de las frutas de momento. Poco graso y con muchos nutrientes, su sabor ha cautivado en los últimos años.

Unos que vienen y otros que se van

Al mismo tiempo que las fresas, la piña o el aguacate están en su mejor momento, otros productos como la alcachofa o la mandarina viven sus últimas semanas de esplendor. La verdura, que se puede degustar de mil formas, también ha encontrado en las ensaladas su espacio. En un plato más novedoso junto a, por ejemplo, lentejas y queso de cabra, es el complemento ideal para dar fuerza a un plato, en cualquier caso, potente.

Menos presencia tiene una mandarina que, pese a todo, ofrece un sabor que multiplica sus posibilidades. No será el producto estrella, pero sí puede marcar la diferencia en cualquier plato.

Dos productos que agotan su momento de gloria para dar paso a otros que llegan para renovar unas ensaladas que siguen ofreciendo un sinfín de posibilidades.