LA DESPENSA

¿Cómo mejorar nuestros hábitos alimentacios?

Lo ejemplar es destinar un 50% de nuestra alimentación diaria a frutas y verduras./
Lo ejemplar es destinar un 50% de nuestra alimentación diaria a frutas y verduras.

El proceso se debe centrar en aprender a comer saludablemente, sin que sea necesario siempre contar las calorías

Es muy frecuente que las personas que buscan una pérdida de peso quieran que todo sea rápido, fácil y barato, sin tener en cuenta sus hábitos alimenticios, por lo que acaban escogiendo cualquier dieta que esté de moda en ese momento.

Las famosas 'dietas milagro' ponen en riesgo nuestra salud, no enseñan a comer saludablemente, y no son ni personalizadas ni efectivas a largo plazo. Realmente el peso que se pierde suele ser a expensas de agua y masa muscular. Y aumentan el riesgo de padecer alguna carencia nutricional, ansiedad, cambios de humor o menor control por comer, entre otras consecuencias.

El motivo por el que las personas se decantan por este tipo de dietas es que evalúan únicamente el progreso mediante la báscula. Y esto es un error garrafal. A la hora de perder peso, lo que debemos valorar es la pérdida de grasa corporal, tener una buena salud física y psicológica y descansar bien. También es muy importante alimentarse acorde con las señales de hambre y saciedad, la llamada ingesta intuitiva.

Proporciones adecuadas como hábito alimenticio

Según expertos de la Universidad de Harvard, lo ejemplar es destinar un 50% de nuestra alimentación diaria a frutas y verduras. Las segundas contienen un alto porcentaje de vitaminas, minerales y fibra. Están relacionadas con la prevención de muchas enfermedades al reducir el riesgo cardiovascular, de algunos tipos de cáncer y de problemas digestivos. Además nos ayudan a mantener el apetito y a estar más saciados.

A su vez, un 25% de nuestro consumo deben ser hidratos de carbono. Se encuentran en cereales, arroz, pasta, patata, quinoa, pan o maíz. Se recomienda que sea en su forma integral por su alto contenido en fibra y su efecto saciante. El 25% restante lo acaparan los alimentos proteicos. La carne, el pescado, los huevos, las legumbres o el tofu son algunos de ellos. Dentro del grupo de la carne, debemos priorizar la carne blanca sobre la roja y sus derivados.

«Se recomienda el uso de aceite de oliva virgen extra como fuente de grasa, agua como bebida principal mantener cuerpo y mente activos»

A nivel general, el hábito alimenticio más recomendable es que se realice el número de comidas que se adapte a nuestros horarios y señales de hambre. Debemos aprender a diferenciar el hambre real (fisiológica) de lo conocido como «gula» (hambre emocional). Y para comer entre horas, debemos escoger opciones saludables como los frutos secos, la fruta o los tomates cherry. Es muy importante alimentarse acorde a las señales de hambre y saciedad.