LA DESPENSA

¿Cómo hacer las mejores palmeritas de hojaldre caseras?

Las palmeritas caseras son una buena opción para probar suerte en la repostería. /
Las palmeritas caseras son una buena opción para probar suerte en la repostería.

Las palmeritas de hojaldre caseras son un postre muy sencillo de realizar con el que triunfarás seguro

Las palmeritas de hojaldre caseras son un postre que no tiene ninguna complicación a la hora de elaborarlo. Si tienes una cena, o una fiesta de cumpleaños y quieres tener un detalle con los anfitriones o sorprender a tus comensales sin complicarte demasiado la vida, una de las opciones por las que puedes optar es por elaborar unas ricas y sabrosas palmeritas caseras de hojaldre.

Son muchas las marcas de repostería que venden este tipo de palmeritas envasadas, bien solas o bien cubiertas de chocolate, y también son muchas las panaderías y pastelerías que las venden sueltas a peso. Pues bien, una vez pruebes las realizadas en casa te costará volver a consumir las que se comercializan en nuestras tiendas.

Las palmeritas de hojaldre caseras son muy sencillas de hacer y sus resultados son espectaculares

El ingrediente principal de este postre, como es lógico, es el hojaldre. A la hora de elaborar nuestras palmeritas caseras podemos optar por hacer en casa también el hojaldre, lo cual dificultaría nuestra elaboración, o bien apostar por utilizar el hojaldre que venden en las tiendas que nos dará un resultado igual de satisfactorio. Lo que si es recomendable es emplear el que venden fresco y no el que se comercializa congelado.

Pocos ingredientes

Una vez tenemos el hojaldre, bastaría con utilizar azúcar para realizar nuestras palmeritas, aunque si queremos lograr un resultado todavía mejor, como pequeño truco emplearíamos un poco de mantequilla derretida. Bastaría con extender la lámina, ir untándole un poco de mantequilla con una brocha de cocina e ir echando encima un poco de azúcar, para luego ir haciendo dobleces en el hojaldre.

Cuando tenemos el hojaldre con las dobleces suficientes que le otorgarán una vez horneada la forma típica de la palmerita, deberemos cortarlo en rodajas de entre un centímetro y un centímetro y medio. A continuación, pasaríamos a colocar cada rodaja en la placa de horno recubierta de papel, y siempre dejando espacio entre ellas, ya que al hornearlas tienden a aumentar bastante su tamaño.

Una vez precalentado el horno, las introduciríamos a 180º - 190º durante 20 minutos aproximadamente, o bien hasta que estén bien doraditas. Una vez fuera del horno, ya estarían listas para consumir, aunque si queremos darle un toque especial, les podríamos untar un poquito de mermelada de albaricoque rebajada en agua. De esta forma, les daríamos además un pequeño toque brillante.