LA DESPENSA

Las 9 frutas de verano para no perder de vista

La sandía, una fruta para el verano. /
La sandía, una fruta para el verano.

Refrescantes, de colores llamativos y casi todas de sabor dulce, las frutas de verano son ricas en agua

Las frutas de verano son una buena opción para hidratarnos en verano, por su riqueza en agua. Además de ser refrescantes, tienen colores llamativos y casi todas sabor dulce. Han empezado a llegar a los mercados y fruterías, y no debemos perderlas de vista como fuente de vitaminas muy saludable. Se recomiendan las siguientes frutas para comer durante la estación estival, que de manera natural ayudan al cuerpo a mantenerse hidratado además de ser fuente de vitaminas para la prevención de enfermedades.

1. La sandía

El color rosado de la pulpa de la sandía se debe a la presencia de licopeno, un pigmento con capacidad antioxidante. Es una de las frutas con mayor contenido de agua (93%), por lo que es ideal para combatir la sed. Por ese alto contenido en agua su valor calórico es muy bajo: apenas 30 calorías por cada 100 gramos.

2. El melón

Su gran contenido en vitamina E lo convierte en una fruta con factores protectores contra el cáncer de pulmón, de mama y de próstata. Es una fruta recomendada para niños, adultos e incluso personas con diabetes, por su bajo aporte en calorías y azúcar. Por el contrario, su alto contenido en potasio (y bajo en sodio) potencia la acción diurética y favorece la eliminación de líquidos, contribuyendo a la prevención de enfermedades cardiovasculares, edema, gota…

3. El mango

El mango es una fuente excelente de betacarotenos, que aportan cantidades importantes de vitamina C, además de suministrar potasio, magnesio y fibra. También es una fuente excelente de vitamina A, de fibra, de ácido fólico y de vitaminas B, C y E.

Piña.
Piña.

4. La piña

La piña favorece la prevención de enfermedades crónico-degenerativas. Esta fruta de verano es una fuente de vitaminas y minerales, que contribuyen al buen funcionamiento del aparato digestivo y a mantener la línea por sus propiedades diuréticas. Es muy rica en hidratos de carbono de absorción lenta, posee proteínas vegetales y es abundante en potasio, sodio y vitaminas A, B y C.

5. La ciruela

Gracias a sus aportes de fibra, la ciruela favorece el tránsito intestinal. Son muy ricas en vitaminas, entre las que destacan la vitamina E, aliada contra el envejecimiento y con un gran poder antioxidante, la vitamina A y la C. Asimismo, contiene una gran cantidad de minerales, entre los que sobresalen el potasio, el calcio, el hierro y el magnesio. Favorecen a mejorar los estados depresivos, además de la anemia.

6. El albaricoque

Esta fruta ofrece calcio, magnesio, potasio y muchos antioxidantes. El albaricoque es rico en vitaminas (A y C) y minerales (como el potasio, calcio y magnesio). Es ideal para los niños, ya que ayuda en el crecimiento óseo, en los tejidos y en el propio sistema nervioso de éstos. Posee un gran poder laxante y ayuda contra la hipertensión y la gota.

7. Melocotones y nectarinas

El verano es época de melocotones y nectarinas. El melocotón es la fruta con más carotenos (pro-vitamina A) y también contiene fibra y potasio. La nectarina, por su parte, aporta mucha vitamina C.

Arándanos.
Arándanos.

8. Frutas silvestres

A finales de primavera llegan los arándanos, que podremos comprar hasta diciembre. Hay más frutas silvestres típicas del verano como la frambuesa, la grosella y las moras. Son muy recomendables porque contienen muchas propiedades nutricionales: fibra, potasio y vitamina C, en especial. Su color rojo y morado, al igual que pasa con las ciruelas y las cerezas, nos informa que contienen unos pigmentos antioxidantes, que previenen las infecciones urinarias.

9. Las cerezas

Una de las frutas de verano por exelencia, las cerezas destacan por su poder antioxidante de los pigmentos rojos. Es una fruta muy rica en azúcares. Llegan entre mayo y junio, pero nos acompañan poco tiempo, hasta mediados del verano.