LA DESPENSA

Las diferentes preparaciones y formas del café

El café se consume de muchas formas diferentes en todo el mundo. /
El café se consume de muchas formas diferentes en todo el mundo.

El café es de las bebidas más versátiles del mundo, cuenta con una variedad extensa de elaboraciones

El café es una bebida atemporal, se consume en cualquier momento del día en función de las costumbres de cada persona. Lo tomamos en el desayuno, en la sobremesa o también a media mañana cuando queremos reponer energías. En bares, oficinas o en tiendas especializadas, e incluso en nuestras casas con la introducción de nuevas herramientas y utensilios, siempre es buen momento y lugar para degustar un buen café. Sus diferentes formas y sabores varían en función de su forma de elaboración.

En primer lugar, hemos de atender a la forma en la que se vende. Al hablar de café, nos referimos a una infusión de café molido en agua caliente. Se recomienda moler los granos de café justo antes de su consumo, ya que así mantendrá todo el sabor y el aroma. No obstante, el café también se comercializa molido por cuestiones prácticas para el consumidor. Y también es posible adquirir café instantáneo, preparado para disolverse en agua o leche caliente; y en cápsulas, que han adquirido gran popularidad los últimos años, con su correspondiente cafetera. Esté ultimo método permite obtener una taza de café de calidad al momento, del sabor, nivel y tamaño que queramos.

Habitualmente se sirve con azúcar, que contrarresta su sabor amargo, y con leche

Además de servirse con azúcar y leche, por su amargura, en algunos preparados se añade chocolate, especias (canela, nuez moscada o cardamomo), limón, bebidas alcohólicas, nata e incluso hielos. La elaboración de cafés es un mundo muy amplio con múltiples opciones para sus adeptos.

Formas de preparación del café

  • Café espresso: de sus numerosas variantes, la preparación más común es el café espresso o expreso. De origen italiano, se obtiene con una cafetera espresso, y el resultado tiene un aroma y un sabor intensos y una capa de crema en la superficie muy característica, debido a la presión. Otro clásico cafetero es el cortado o macchiato, que se trata de un café espresso al que se le añade un poco de leche caliente o espuma de leche para quitarle ligeramente el sabor amargo.
  • Café cappucino: en otras ocasiones, nos ofrecen un cappucino, que es un café espresso al que se le añade leche con espuma, y se puede decorar con cacao o canela espolvoreados por encima. Se sirve en una taza grande, y deben quedar el café, la leche y la espuma en proporciones iguales (1/3 de la taza para cada uno). Pero, quizás, el café por excelencia en nuestro territorio es el café con leche, que se obtiene mediante un café espresso con la proporción de 1/3 de la taza al que se le añade leche caliente, rellenando los 2/3 restantes
  • Asimismo, existen cafés propios de cada país o cultura, como son el vienés, el escocés, el irlandés, el arábigo o turco, el 'frappé', el 'moka' o el gaélico, por ejemplo