LA DESPENSA

Dieta paleo: comer como comían en la prehistoria

El salmón es uno de los pescados habituales de la dieta paleo./
El salmón es uno de los pescados habituales de la dieta paleo.

La dieta paleo incluye alimentos que se podían obtener de la caza y de la recolección en el pasado

Una dieta paleo es un plan alimentario que se basa en . Suele contener carne de res magra (carnes con contenidos de grasa relativamente bajos como el pollo y el pavo sin piel), pescado, frutas, vegetales, frutos secos y semillas. Una dieta paleo limita los alimentos que comenzaron a ser frecuentes cuando surgió la agricultura hace casi 10.000 años (lácteos, legumbres o cereales).

Alimentos de la dieta paleo

  • Carne de res magra (pollo, pavo)
  • Pescados
  • Frutas
  • Vegetales
  • Frutos secos
  • Semillas

También conocida como 'dieta del cavernícola', el objetivo de la dieta paleo es regresar a un modo de alimentación más similar al de los primeros humanos. Sus defensores razonan que el cuerpo humano es genéticamente incompatible con la alimentación moderna que surgió a partir de la agricultura.

Las dietas paleo sirven para adelgazar o mantenerse en un peso saludable y para planificar las comidas

La agricultura cambió lo que comían las personas de entonces e introdujo los lácteos, cereales y legumbres como alimentos de primera necesidad y adicionales en la dieta humana. Según este pensamiento, este cambio tardío y rápido en la dieta superó la capacidad de adaptación del cuerpo. Se cree que esta incompatibilidad es un factor que contribuye a que en la actualidad surjan la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

Alimentos que no se pueden comer en la dieta paleo

    Pautas de la dieta paleo

    En general, pese a que algunos planes dietéticos tienen pautas más estrictas que otros, siguen las mismas normas. Se incluyen frutas, vegetales, frutos secos y semillas, carnes magras (especialmente de animales de caza), pescado (en concreto aquellos con alto contenido de ácidos grasos omega-3) y aceites de frutas y frutos secos (como el de oliva o el de nuez). Pero sobre todo, coinciden con lo que hay que evitar:

      Un menú de un día paleo

      Desayuno
      Salmón asado y melón
      Almuerzo
      Lomo de cerdo magro y ensalada
      Cena
      Solomillo de carne de res magra al horno, brócoli al vapor, ensalada y de postre fresas
      Entre horas
      Naranja y bastones de zanahoria o de apio

      Los resultados serán un mayor adelgazamiento, mejor tolerancia a la glucosa, mejor control de la presión arterial, reducción de los triglicéridos y mejor manejo del apetito.