LA DESPENSA

Arroz pilaf: la forma hindú de preparar el arroz

El arroz pilaf se prepara, en ocasiones, con hortalizas y carne de res. /
El arroz pilaf se prepara, en ocasiones, con hortalizas y carne de res.

Habitualmente utilizado como acompañante de carnes o pescados, es un entrante muy apreciado para los amantes del arroz

El arroz pilaf, también pulaw, pulau o pilaw, es un modo tradicional de preparar el arroz, con hortalizas, carne de res, pollo o en ocasiones pescado, y con condimentos picados. Quizás el nombre no es tan conocido, pero el pilaf es una de las guarniciones más utilizadas en los últimos años. El origen es atribuido a los turcos o a los persas, y una de las variantes más populares es la india.

El pilaf es un arroz seco que no debe removerse durante la cocción y se prepara con cebolla y ajo pochados. El arroz se rehoga para sellarlo, se añade caldo de ave y cuando está 'al dente' se retira del fuego, se deja reposar unos minutos y se espolvorea con perejil fresco picado y pimienta negra. Al occidentalizarse, se le han ido añadiendo otros ingredientes como legumbres, verduras, carnes o hierbas aromáticas. Es un plato que admite muchas variantes.

En España este arroz especiado suele tener entre sus ingredientes aceite, cebolla, ajo, perejil y pimienta

Aunque se puede servir como entrante, si se acompaña de otros ingredientes como carne o verduras, lo más frecuente es servirlo como acompañamiento de platos como el curry.

Propiedades del arroz pilaf

Se compone sobre todo de arroz, un cereal muy rico en carbohidratos, que ayudan a mantenernos activos a lo largo del día. Su cantidad de fibra varía dependiendo de si es arroz integral o blanco. Una de las virtudes más importantes en estos tiempos es que no contiene gluten, por lo que es apto para celíacos e intolerantes. Partiendo de esta base, las propiedades varían según los ingredientes que incluyamos. En cualquier caso, es un plato sencillo de elaborar, además de una muestra de lo sabroso y saludable que puede resultar un plato sin necesidad de demasiados ingredientes.

Cómo prepararlo

  1. En primer lugar, colocamos el arroz en un colador, lo pasamos por debajo del grifo a baja potencia y lo enjuagamos hasta que el agua salga bastante transparente para dejar escurrir unos segundos el arroz.
  2. Posteriormente, partimos la cebolla y preparamos una olla con aceite de oliva, sofriéndolo durante un par de minutos.
  3. Tras agregar el arroz, lo salteamos e incorporamos el caldo y la sal (aumentando el fuego a media potencia).
  4. Transcurrido el tiempo de cocción, 15 minutos, lo dejamos reposar con el fuego apagado otros 5.
  5. El arroz habrá absorbido todo el caldo, por lo que lo espolvoreamos con un poco de perejil y pimienta negra o cilantro picado.

Si queremos cocinar para uno, necesitaremos 200gr de arroz de grano largo, dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 400ml de caldo de pollo, media cebolla, sal (al gusto), perejil fresco picado y pimienta negra.