RESTAURANTES

Cocina marinera en La Muela

El equipo de La Muela, delante de unos de sus manjares./F. DE LA HERA
El equipo de La Muela, delante de unos de sus manjares. / F. DE LA HERA

Buenos mariscos y pescados en pleno centro de Irun

Oraitz García
ORAITZ GARCÍA

Días que en el calendario de Irun están bien marcados en rojo. La ciudad fronteriza está inmersa en plena festividad de San Marcial. Seréis muchos los que os escapéis a Irún a disfrutar de sus fiestas, del alarde y del buen ambiente festivo.

Esa es la razón por la que la semana pasada estuve en Irun, para ver insitu como iban los preparativos de las fiestas y conocer un nuevo rincón gastronómico, un lugar dónde disfrutar de una buena cocina. El restaurante que hoy nos ocupa se encuentra en pleno centro irundarra, en la calle Luis Mariano, rodeado de varios bares y restaurantes. Más o menos hacia la mitad de la calle está ubicado La Muela.

Caminaba por la calle Luis Mariano buscando el bar, hasta que di con él. En uno de los laterales de la terraza vi que anunciaban sus raciones de gambita roja de Huelva y los mejillones traídos desde Galicia. Me pareció curiosa e interesante la apuesta, pero sobre todo el precio de las raciones, 3,90&euro.

Con eso en mente crucé la puerta y me dispuse a conocer la propuesta gastronómica de La Muela. Antes de probar sus exquisiteces marinas, tuve el placer de compartir mesa y conversación con Arrate Aranburu y Albert Contreras, que son el alma máter de La Muela, sin olvidarnos de Vasi, la jefa de cocina.

Me contaban cómo la familia de Arrate gestionó durante muchos años una red de pescaderías, por lo que el conocimiento de los productos del mar le viene de herencia, algo que plasma en su proyecto gastronómico. Ejemplo de ello son las anchoas caseras en salazón, con marca propia, Bibiana, y que os puedo asegurar que están muy pero que muy buenas. Conociendo la tradición familiar de Arrate se entiende perfectamente la apuesta que hace La Muela por dar protagonismo a los productos llegados desde el mar. Mantienen la relación con varios de los proveedores con los que antiguamente trabajaban en el negocio familiar. Partiendo de ese buen producto, la cocina de La Muela es una cocina casera, tradicional y artesana, elaborada en el propio restaurante Una cocina de muy buena calidad-precio.

Tras una agradable charla Arrate y Albert me animaron a que probara dos de sus platos estrella. Empezamos con el plato de marisco, que lo suelen tener en el menú del día. Un plato de tamaño considerable en el que no había hueco para nada más: navajas, almejas, gambón, gambita roja de Huelva y mejillones gallegos. Un producto excepcional, sabroso, elaborado en su punto. Una maravilla.

Si el plato de marisco me encantó, no se quedó atrás el rodaballo salvaje de ración, asado en un muy buen punto, acompañado de unas buenas patatas panadera. Un manjar. Para terminar, una buena tarta de queso, otra de las referencias culinarias de La Muela.

Como podéis observar el mar es el gran protagonista de la cocina. Buenas opciones son el gallo al horno, el bacalao en cualquiera de sus variantes, las kokotxas de merluza al pil-pil, el rape, la merluza o las anchoas de Hondarribia fritas con ajito. La carne también la han seleccionado con cuidado y tras muchas pruebas, cuentan con una buena chuleta y entrecot.

En La Muela también podremos picotear y compartir buenos productos con amigos y familiares. Cuentan con raciones como los calamares, las patatas caseras tres salsas y las anchoas en aceite; ensaladas como la de gulas y gambas o pato desmigado con foie fresco; y platos combinados como el lomo de merluza rebozado con espárragos y pimiento verde, el lomo de rodaballo al horno con verduras frescas de temporada a la plancha y el de chipirón con cebolla caramelizada y ensalada de gulas y gambones. También cuentan con un buen menú del día con 8 primeros y 7 segundos platos a elegir.

Para ponerle el toque dulce a una buena comida o cena nos ofrecen postres caseros, entre los que destaca la tarta de queso especial de la casa, la cuajada, la macedonia de fruta fresca, el brownie con helado y la tarta de manzan.

Un interesante descubrimiento, un buen lugar donde disfrutar de una buena cocina marinera, donde además siempre te obsequian junto con tu bebida con una croqueta o un mejillón los jueves. No dudéis en visitar La Muela. On egin!