Sánchez mantiene el pulso del debate y exige a los otros candidatos que rectifiquen

Pedro Sánchez saluda a varios simpatizantes, en el acto de ayer en Badalona./QUIQUE GARCÍA / EFE
Pedro Sánchez saluda a varios simpatizantes, en el acto de ayer en Badalona. / QUIQUE GARCÍA / EFE

El líder socialista culpa a la Junta Electoral del embrollo generado por su decisión de impedir que Vox participe

RAMÓN GORRIARÁNMADRID.

Pedro Sánchez mantiene el pulso sobre el debate y asegura, por ahora, que solo irá al de TVE el próximo martes. Una decisión que ha levantado en armas a los otros candidatos, a Atresmedia, a los trabajadores del ente público e incluso ha generado desazón en las filas socialistas. Desde el PSOE afirman que su líder solo tiene ese día disponible, pero el calendario de su caravana electoral señala que el lunes no tiene actividad. Ese día era el que había elegido en un principio la cadena pública para celebrar el debate hasta que ayer cambió de planes.

La dirección de RTVE difundió por la mañana un comunicado y fijó el duelo 24 horas después. Sánchez aceptó y anunció que allí estará. Los otros tres candidatos dijeron que de ninguna manera, avisaron que ellos tienen cita ese día en Atresmedia y cumplirán la palabra dada. Será una escena absurda si nadie lo remedia. Pero el remedio no es fácil porque exige ceder y, por ahora, no se atisba que alguien vaya a hacerlo.

La agenda del día

San Sebastián
Jardines de Alderdi Eder, a las 13.00 horas. Pedro Sánchez, candidato del PSOE a la Presidencia, encabeza un acto electoral en el que también participarán Odón Elorza, Eneko Andueza y Ernesto Gasco.

El líder socialista cree que deben ser los otros los que rectifiquen, no él, y animó en una entrevista en Onda Cero a Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera a que «reconsideren su posición» y acudan el martes a TVE. Una admonición que no surtió efecto porque los líderes del PP, Unidas Podemos y Ciudadanos se ratificaron en que estarán en la cadena privada. Si acaso, apuntaron Casado, Iglesias y Rivera, están dispuestos a debatir con Sánchez el lunes en la pública y al día siguiente en la privada. Un doblete que no entra en los cálculos del socialista.

Sánchez cree que no se ha equivocado y que el embrollo organizado a costa de los debates es responsabilidad de la Junta Electoral Central por vetar el que se iba a celebrar en Atresmedia con presencia de Vox y en el que todos los aspirantes estaban de acuerdo. Una decisión, dijo, que «acata pero no comparte». El líder socialista, sin embargo, estaba avisado de que podía ocurrir lo que ha pasado. Desde la dirección socialista habían advertido desde el principio del error que, a su entender, suponía marginar a la cadena pública de los debates electorales. Un contrasentido para un presidente del Gobierno del PSOE, argumentaron.

Sin arriesgar

Pero el codirector de campaña y jefe de gabinete del presidente, Iván Redondo, impuso su criterio de un solo debate. Atresmedia fue la elegida con su formato a cinco porque permitía que se visualizase al candidato socialista frente a los tres líderes de la derecha, un 'remake' de la foto de Colón. No se tuvo en cuenta el artículo 66.2 de la ley electoral (que exige que los debatientes representen a «grupos políticos significativos») ni que otras fuerzas podían denunciar la discriminación frente a la extrema derecha, como ocurrió.

«Los independentistas siguen con el raca-raca del referéndum, pero cuando digo no, es no» Pedro Sánchez, Candidato del PSOE

«Sin Pedro Sánchez de presidente, el autogobierno vasco correría muchos riesgos» Odón Elorza, Candidato del PSE por Gipuzkoa

La polémica además salpicó a los trabajadores de ente público, que acusaron a la dirección de plegarse a los intereses de Sánchez. El comité de informativos emitió un comunicado para decir que «no comparten» la decisión de la dirección porque TVE «debe apostar por la imparcialidad y no ajustar su programación a la propuesta de un único partido».

Más