EL PNV VUELVE A INFLUIR

Javier Roldán Moré
JAVIER ROLDÁN MORÉ

El panorama político que se abrió ayer en Moncloa después de la extensa reunión que mantuvieron Sánchez e Iglesias deja entrever que el actual presidente está más cerca de reeditar la sintonía con Unidas Podemos que ya se visualizó con claridad en los últimos meses del mandato del líder socialista, cuando ambas formaciones suscribieron un acuerdo presupuestario que al final quedó en agua de borrajas.

Aunque todavía resta una segunda vuelta electoral, en la que la variable de los pactos autonómicos y municipales después del 26-M podría condicionar futuras alianzas, Iglesias dio ayer la sensación en su comparecencia de haber encarrilado la entente que anhela abiertamente. «Estamos de acuerdo en que hay que acordar», dijo el líder podemita, pero no dio ni una sola pista sobre la forma del nuevo Gobierno de Sánchez y su manera de sostenerse en el Congreso, ya que en el Senado cuenta con mayoría absoluta. ¿Un acuerdo de legislatura externo? ¿Un Ejecutivo en solitario con algún afín a Iglesias? Ninguna de estas preguntas despejó un Iglesias, que nada tenía que ver ayer con aquel impulsivo líder político que un día en mangas de camisa decidió repartir por su cuenta los ministerios que nunca tuvo con Sánchez. Los repartió Rajoy.

Ahora el líder de Podemos, más sosegado en sus formas y más pragmático en sus objetivos, abre una vía a la suma de los 175 escaños, que estarían compuestos por los 123 del PSOE, 42 de Podemos, 6 del PNV, 2 de Coalición Canaria, 1 de Compromís y otro del partido cántabro de Revilla. Estarían a falta de uno para la mayoría absoluta -con un empate los Presupuestos salen adelante-, pero podrían jugar con la querencia hacia la influencia que han demostrado recientemente ERC y EH Bildu. El primer paso lo van a dar juntos PSOE y Podemos para negociar la Mesa del Congreso.

Mientras, desde Sabin Etxea, el PNV aguarda la inminente llamada del presidente para volver a ser un eje influyente en la próxima legislatura. Los jeltzales, que hasta ahora han mantenido una discreta posición, han demostrado, como lo ha hecho Podemos, ser un socio leal a Sánchez. Tienen la llave.