Lourdes Fernández: «La sentencia de 'La Manada' daña la imagen de la judicatura»

Lourdes Fernández en la pasarela de Cristina-Enea. /LUSA
Lourdes Fernández en la pasarela de Cristina-Enea. / LUSA

ELISA LÓPEZ

Como mediadora, María Lourdes Fernández confiesa que le gustaría interceder entre el Ayuntamiento de San Sebastián y Cornel, un músico profesional que se gana la vida tocando en la calle y que ha sido multado «injustamente por mendicidad en varias ocasiones». Y lamenta que sentencias como la de 'La Manada' «dañen la imagen social de la judicatura».

-¿La mediación sirve de puente en la política?

-Puede servir si se dan las condiciones adecuadas. Una imprescindible es dejarse transformar por el diálogo sin ambages desde unos valores democráticos mutuamente compartidos.

-¿Qué políticos necesitan mayor trabajo de mediación?

-Desafortunadamente, muchos en el momento actual. Precisan una mayor consciencia de la importancia decisiva de la palabra constructiva y la apertura real al diálogo con todos.

-¿Y a usted entre quiénes le gustaría hacer de mediadora?

-Entre el Ayuntamiento de Donostia y un músico profesional que toca en la calle, Cornel. Es su medio de subsistencia. Ha sido multado, injustamente, por mendicidad en varias ocasiones. Hace unos días le han vuelto a sancionar por ocupar un espacio de acera. La 'buena administración' ha de ser sensible a las necesidades de todos.

-¿Está judicializada la política?

-Sí. Se delega con excesiva frecuencia en la judicatura la resolución de problemas que rebasan con mucho una discusión legal. Es parte del legalismo exacerbado en el que nos encontramos y una irresponsabilidad de los representantes políticos.

-¿Cataluña quiere realmente el divorcio de España?

-En mi opinión, no. Cataluña son todos los catalanes y catalanas. Una decisión tan sumamente trascendente ha de ser consensuada. No puede ser adoptada por quienes representan algo menos de la mitad de la población catalana.

-¿Y no cabe una separación amistosa?

-De persistirse en el independentismo en lugar de buscar otras fórmulas menos traumáticas, la separación amistosa debería ser la única alternativa.

-¿Sentencias como la de 'La Manada' restan credibilidad en la Justicia?

-Lamentablemente, sí. La reacción social a esta sentencia es de todos conocida. El razonamiento de algunas resoluciones judiciales está alejado de la realidad social.

-¿Está desprestigiada hoy esta judicatura?

-Este tipo de sentencias no contribuyen a prestigiar la vía judicial. El concepto tradicional de Justicia, fundado en la autoridad de los jueces, merece una profunda revisión. Existen otras formas de resolución de conflictos, como la mediación, que complementan o son alternativas al juzgado. Ofrecen resultados más previsibles y equilibrados y, en esta medida, de mayor calidad.

Ficha

Mi voto
Prefiero no desvelarlo.
Mi quiniela
No me atrevo a hacerla porque vivimos en un momento desorientado. Pero sí formulo un deseo: que todos los partidos apuesten por valores como el diálogo.
¿Por qué hay que votar?
Es un derecho, pero también un deber cívico. La democracia es la mejor opción.