«El pecado no es que Bizkaia quiera más, sino que el PNV de Gipuzkoa lo permita»

El candidato del PP a la Diputación, Juan Carlos Cano./USOZ
El candidato del PP a la Diputación, Juan Carlos Cano. / USOZ

«Lo que ha hecho Casado erróneamente es cortar nuestra trayectoria de hace años, y es que las elecciones se ganan por el centro», asegura

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ

Con un fuerte discurso contra el favoritismo que, a su juicio, muestra el PNV a Bizkaia, Juan Carlos Cano se enfrenta a la incertidumbre sobre el resultado que sacará su partido el 28-M. El candidato del PP a diputado general de Gipuzkoa trata de alejarse de los extremos de Pablo Casado que llevaron a los populares a registrar los peores resultados de su historia. «Yo no tengo que moverme de donde estoy porque es donde he estado toda mi vida, en la moderación», sentencia.

SU DNI

Datos personales
Nació en Donostia en 1958.
Trayectoria política
Entró en política en 1995 como portavoz del PP en el Ayuntamiento de Andoain. Desde 1999, forma parte del grupo popular en las Juntas Generales de Gipuzkoa. Desde 2011, es portavoz del PP en el Parlamento foral. Fue secretario general del PP de Gipuzkoa desde 2009 hasta 2017.
Estudios
Ingeniero Industrial, MBA Deusto y Máster en gestión medioambiental industrial.

-¿Confía en la remontada del PP tras el batacazo del 28-A?

-Sí, sí, sí.

-¿Y si se queda sin escaño?

-Pues a casa. Los ciudadanos son soberanos, y si consideran que el PP de Gipuzkoa no merece tener su confianza, tendremos que acatarlo.

-¿Teme que su partido quede relegado a ser una marca prácticamente residual en el territorio?

-Es cierto que hablar de un juntero, como hemos tenido esta legislatura, puede parecer una realidad política insustancial, pero es que representa a 20.000 guipuzcoanos, que no creo que sean pocos.

-En cualquier caso, ¿el 'efecto Casado' les puede perjudicar?

-Yo no sé si hablaría del término 'perjuicio', lo que Casado ha hecho erróneamente es cortar la trayectoria que llevábamos -yo desde el 95 que entré en política-. Y es que las elecciones se ganan por el centro y nuestra idiosincrasia política es ser la casa de todo el centroderecha. Y al escorarse hacia un lado hemos dejado desnudo un flanco que han utilizado otros para ocupar ese lugar.

-¿Y ese viraje hacia la derecha les puede pasar factura?

-En Gipuzkoa hemos mantenido siempre un discurso moderado y centrado. Yo no tengo que moverme de donde estoy porque es donde he estado toda la vida como guipuzcoanista foral: en la moderación, en la transversalidad y entendiendo que el pacto es la herramienta fundamental de la política. Confío en que los guipuzcoanos van a saber discernir entre unas cosas y otras.

-¿Qué perderían las Juntas sin una representación del PP?

-Somos los únicos que defendemos que Gipuzkoa tiene que recuperar en nuestra comunidad el terreno perdido por una estrategia centralista que ha nacido en Sabin Etxea y que ha tenido la equidistancia del Ejecutivo nacionalista.

-Reivindique, por tanto, por qué el PP tiene que estar en el Parlamento foral de Gipuzkoa.

-Por el guipuzcoanismo. Por hacer que el diputado general que todos entendemos que puede salir no se acomode y recupere el guipuzcoanismo de luchar por lo propio. Hay que pelear por que el Gobierno Vasco nos devuelva lo que hemos aportado de más en los últimos diez años.

-Usted es muy crítico con la gestión del PNV desde el Gobierno Vasco que prioriza, en su opinión, a Bizkaia. ¿Gipuzkoa se queda siempre con las migajas?

-Es que el modelo de construcción nacional que está poniendo encima de la mesa el PNV desde Sabin Etxea es un centralismo del Gobierno Vasco con referente exclusivamente vizcaíno. Bizkaia como centro de poder de una Euskadi nacionalista.

-¿Pero qué tiene usted en contra de los vizcaínos?

-Absolutamente nada. Es más, para mí el mayor pecado no es que ellos quieran ser más y mejor, sino que el PNV de Gipuzkoa lo permita. Eso sí que es un pecado grande. Al PNV no le importa utilizar a los guipuzcoanos en pos de una construcción nacional utópica. Y yo me revelo contra eso. Por eso mi objetivo es que seamos un grupo juntero con influencia para que el próximo diputado general no sea un subdelegado del Gobierno Vasco.

-En esta última legislatura ha estado usted solo. ¿Cómo puede el PP ejercer presión o ser condicionante si vuelve a sacar un juntero?

-En las matemáticas electorales, uno es muchísimo. Imagínese que quieren reeditar un Gobierno PNV-PSE y se quedan en 25 escaños. Con un solo juntero seríamos determinantes.

-¿Así que se conforma con un único asiento si puede ser decisivo?

-La cosa es que la matemática electoral nos dé una posición privilegiada de influencia, que yo aspiro a que sea con una respuesta electoral del PP de Gipuzkoa que suba en votos y escaños, por supuesto.

-¿Y ya se ha hecho a la idea de que puede quedarse otros cuatro años solo ante el peligro?

-Sí, pero espero una mayor potencia de respuesta en Donostialdea.

-¿Quema estar solo al frente de tanta responsabilidad?

-Hombre, agota física y mentalmente. Han sido cuatro años muy duros en lo personal, pero también me ha dado una visión de lo que es Gipuzkoa muy integral, con capacidad de discernir con cierto conocimiento de causa cuáles son las prioridades y las necesidades de los guipuzcoanos. Por eso mi vehemencia en reclamar lo que es nuestro y que el Gobierno Vasco no mire exclusivamente a Bizkaia. Es una cuestión de justicia territorial, de ser hermanos y no primos.

-¿Y cuáles son esas prioridades?

-Gipuzkoa necesita recursos económicos para afrontar los graves desequilibrios poblacionales, los retos de la globalización, la inmigración... Pero para eso necesitamos recuperar recursos que hemos perdido por una mala e injusta administración de la Ley de Aportaciones. Y no ha sido un error, sino que ha sido diseñado para beneficiar a Bizkaia. En los Presupuestos del Gobierno Vasco, el 85% de inversión en I+D+I fue para Bizkaia y aquí no se hace nada. Gipuzkoa se lleva el 19% de los congresos públicos... En fin. Podría seguir.

-¿Cuál es la medida estrella que presenta en su programa?

-Para mí hay dos medidas que afectan a los mayores. Primero, que todos los productos de ahorro para la jubilación que se recuperen en la jubilación, no tengan ninguna fiscalidad. Y segundo, que los mayores que necesiten recursos públicos no tengan la incertidumbre de qué va a pasar con ellos. Hay miles de personas que se han muerto esperando una plaza de residencia. Por tanto, eliminar los tiempos de evaluación y los tiempos de espera para los mayores.

-¿Son estas las últimas elecciones a las que se presentará?

-Ehh... (silencio durante unos segundo). La respuesta la tienen los guipuzcoanos.

La foto de mi vida

La toquetea con delicadeza, como si se tratara de un cristal frágil. La foto de su infancia, con apenas seis meses de vida, es para Juan Carlos Cano el mejor ejemplo material de lo que fue toda su niñez. Sonriente y con los brazos en alto, dispuestos a que una madre orgullosa le coja en aupas, el candidato del PP a diputado general de Gipuzkoa reserva esta fotografía en un cajón lleno de recuerdos. La desempolvó su madre hace quince años, cuando el padre del dirigente popular falleció. «Desde aquel día me la quedé», confiesa. En el reverso de la fotografía, un sello apunta a junio de 1958. Una estampa que, según Cano, refleja «el nacimiento de la vida». El blanco y negro retrotrae a Cano a todos aquellos años en los que pasó su niñez. Las escapadas de fin de semana o incluso veranos enteros en Aoiz, localidad navarra de su madre y uno de sus abuelos. «La infancia la recuerdo con muchísimo cariño», confiesa.