Goia plantea ampliar el palacio de congresos con la Sala Kubo

Carlos da las explicaciones a sus alumnos. / USOZ
Carlos da las explicaciones a sus alumnos. / USOZ

El PNV lleva en su programa electoral que la Sociedad Kursaal compre la sala de exposiciones a la Fundación Kutxa

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

El Kursaal aspiraba a ampliarse ya hace una década. El PNV y su candidato a la alcaldía, Eneko Goia, creen que es el momento de poner encima de la mesa una propuesta para ensanchar la capacidad del palacio de congresos para organizar reuniones. Los jeltzales llevan como propuesta electoral el que la Sociedad Kursaal compre a la Fundación Kutxa la Sala Kubo y permita ampliar en casi 1.000 m2 las posibilidades del turismo de reuniones. El alcalde afirmó que el planteamiento es compartido con el diputado general y candidato foral, Markel Olano, y la entidad propietaria de la sala muestra «buena disposición» a negociar la operación.

Goia señaló que el Kursaal «cumple 20 años desde su inauguración. Su papel como palacio de congresos y auditorio ha sido muy importante, sirviendo como sede de congresos y todo tipo de eventos». Sin embargo, el edificio necesita «mejorar sus prestaciones para ganar en competitividad y poder estar en primera línea en la apuesta de la ciudad por captar congresos relevantes».

El edificio disponde 7.258 m2 de uso público y tiene un aforo teórico en todas sus dependencias de 4.296 personas, según el plan de protección. Pero el Kursaal tiene una serie de limitaciones que le impiden aspirar a congresos de más de 1.500 participantes. «Es un lugar atractivo para las reuniones, pero la mayoría de los eventos que organiza son de 500-600 personas. Los congresos mayores a los que puede aspirar son como el de Integrated Care International Conference que este año, promovido por Osakidetza, reunió a 1.100 personas», precisó Goia.

Ha habido varios proyectos para ampliar el Kursaal desde 2010. Uno de ellos planteaba una construcción bajo rasante y bajo el paseo de 4.395 m2 más una ampliación sobre rasante del edificio de oficinas de 840 m2, lo que alargaba la fachada unos 27 metros hacia Sagüés.

Tras deshecharse estos proyectos -Costas entendía que no estaba suficientemente justificada la invasión de las zonas de servidumbre de protección y tránsito del dominio público marítimo-terrestre-, el PNV propone ahora «la compra por parte de la Sociedad Kursaal de la sala Kubo, propiedad de la Fundación Kutxa». Goia indicó que la gerencia del Kursaal ve con buenos ojos la propuesta que dotaría a la actividad congresual de 950 m2 más, con una ampliación de su capacidad de reunión de 475 personas. El candidato del PNV a la Alcaldía indicó que el asunto habría que negociarlo con la Fundación Kutxa que tiene «buena disposición» para llegar a un acuerdo.

Goia entiende que este espacio «es tremendamente útil para el Kursaal», ya que permitiría «diversificar y fortalecer la oferta y las prestaciones» como palacio de congresos. «Posibilitaría habilitar otros espacios y usos que la configuración actual del palacio no permite. Además de la capacidad para los congresistas, el Kursaal debe ofrecer espacio para foros paralelos al propio evento, zona de stands y exposiciones, reuniones, comidas...»

Otra de las virtualidade es que la ampliación no requeriría «un gran proyecto ni una gran inversión». «El aumento de la oferta hotelera de la ciudad y la mejora de las prestaciones del Kursaal nos permitirán competir con otras ciudades en la atracción de congresos de mayor relevancia», concluyó el regidor.