Cano exige al PNV que respete a Gipuzkoa y le recuerda que «no es un arrabal de Bilbao»

El candidato del PP se acercó ayer a la estación de la ITV en Irun junto a otros compañeros del partido./
El candidato del PP se acercó ayer a la estación de la ITV en Irun junto a otros compañeros del partido.

El candidato del PP a diputado general critica que «Euskadi está desequilibrada porque no respeta el peso y protagonismo de los tres territorios»

A. G. SAN SEBASTIÁN.

«Gipuzkoa se respeta», exigió ayer al PNV el candidato del PP a diputado general, Juan Carlos Cano, a quien recordó que los guipuzcoanos «no nos conformamos con ser el arrabal de Bizkaia». El dirigente popular realizó estas declaraciones en Irun, donde señaló que «queremos una Euskadi de hermanos, no de primos, que es lo que somos al pagar más de lo que nos corresponde».

Para reflejar el «desigual trato hacia Gipuzkoa» por parte de los jeltzales, Cano acudió a las instalaciones de la ITV en la localidad fronteriza, que como el resto de estaciones guipuzcoanas para las inspecciones técnicas de los vehículos está colapsada desde hace semanas. «Como dijo un trabajador, hasta que el problema no llegue a Bizkaia no se va a solucionar», censuró Cano.

Arropado por otros compañeros del PP como Íñigo Manrique, Muriel Larrea, Alejandro Sáenz o David Hernández, el aspirante insistió en que «Euskadi está desequilibrada, desarmonizada y desajustada porque no respeta el peso y protagonismo de los tres territorios que conforman la comunidad autónoma», una situación que provoca «pena, porque nadie cree más en Euskadi como proyecto común de los vascos, que los guipuzcoanos».

Cano reprochó al PNV «el acelerón» que ha dado a su proyecto «para convertir a la capital vizcaína en el centro de todos nuestros esfuerzos, también de los guipuzcoanos». «Quieren convertir Bilbao en el principio y final de todo y no lo podemos consentir», agregó.

«Mil millones de más»

En este sentido, el dirigente del PP denunció que «Gipuzkoa se ha quedado fuera de las grandes reflexiones del Gobierno Vasco», al tiempo que en los últimos años «hemos pagado mil millones de euros más de lo que nos corresponde, mientras que los órganos de control son parciales, están amañados». En este contexto, afirmó que apoyar a su partido en las elecciones del 26-M servirá «para inclinar la balanza y para decirle alto y claro al PNV que hay Euskadi más allá de Bizkaia».

Por otra parte, el aspirante a la Alcaldía de Donostia, Borja Sémper, mostró su compromiso con «el futuro de los niños, con el futuro de la ciudad», desde el punto de vista medioambiental. Para ello, propuso un «gran pacto que garantice que el Ayuntamiento utilizará en exclusiva material reciclable o que hará un esfuerzo extraordinario para luchar contra el plástico no reutilizable».