Elecciones municipales 26M en Irun: EH Bildu rechaza unirse al PNV en Irun para desalojar a Santano, que ve más cerca conservar la Alcaldía

Barrena y Otegi sonríen durante su comparecencia ayer en la sede de EH Bildu./ETXEZARRETA / EFE
Barrena y Otegi sonríen durante su comparecencia ayer en la sede de EH Bildu. / ETXEZARRETA / EFE

La coalición abertzale no quiere engordar más la bolsa de poder jeltzale en Euskadi ni cerrar puertas futuras con los socialistas en todas las instituciones

JORGE SAINZ y AXEL GUERRA

EH Bildu no prevé formar una entente en Irun con PNV y Elkarrekin Podemos para desalojar al alcalde de la ciudad, José Antonio Santano (PSE-EE), de la Alcaldía, según fuentes independentistas autorizadas. La postura de la coalición frustra cualquier tentación de los jeltzales de intentar investir, a través de una mayoría absoluta de la oposición, a su candidato, Xabier Iridoy, enfrentado política y personalmente al regidor socialista tras expulsarle del gobierno local por diferencias en un conflicto urbanístico. Santano ganó el domingo con un buen resultado, diez escaños, pero la subida del PNV, de cinco a siete concejales, volvió a levantar expectativas entre los peneuvistas. No obstante, desde EH Bildu anuncian que no quieren engordar todavía más la bolsa de poder del PNV, que copa las principales instituciones vascas, ni abrir un frente con el PSE-EE de Euskadi que pueda cerrar futuras puertas en el País Vasco o el propio Estado, según los medios consultados. También en el PNV en Gipuzkoa habían crecido las dudas sobre la oportunidad de desalojar a Santano si ganaba con un buen resultado, como así ha ocurrido. Así las cosas, las posibilidades de que el candidato socialista siga en el poder tras la constitución de los ayuntamientos el día 15 son muy amplias. Otra cosa será las dificultades que padecerá en el día a día de la gestión, en el que sí es probable que la oposición se una para condicionar al gobierno municipal socialista en lo posible.

La hipótesis de que la oposición se uniera contra la investidura de Santano lleva sobrevolando los meses previos a las elecciones. El propio candidato jeltzale señaló tras conocer sus buenos resultados, siendo el único partido que sube de escaños, que «estamos en disposición de liderar el cambio que tanto necesita Irun, no obstante, hablaremos con todos los partidos». Santano, incluso, ha barajado la posibilidad de convocar el pleno de constitución del Ayuntamiento a primera hora de la mañana como medida disuasoria. En caso de desalojo, permitiría al PSE-EE responder con la misma moneda al PNV en otros municipios en duda.

Resultados completos

No obstante, la dirección vasca de EH Bildu, uno de los soportes necesarios para cualquier operación de desalojo de Santano, no está por la labor de darle la Alcaldía irundarra al PNV. La entente soberanista asume la existencia de opiniones diversas entre sus miembros en Irun, pero tiene prácticamente decidido no consumar esa posible amenaza. EH Bildu, inmersa en una lucha por la hegemonía del abertzalismo en Euskadi, cree que colocar al PNV al frente del Ayuntamiento de Irun no contribuye más que a «afianzar» a la formación jeltzale. Además, entiende que el PSE-EE ha ganado con un resultado óptimo y no ve necesario un ataque político de ese calibre hacia una formación, los socialistas, con la que EH Bildu entiende que puede jugar a futuro en distintos ámbitos, incluido el estatal. Además, la decisión de EH Bildu hacia Irun es coherente con su intento de que PNV y PSE-EE no le desbanquen de algunas alcaldías en las que la coalición abertzale ha ganado pero peneuvistas y socialistas suman mayoría absoluta, casos de Pasaia o Andoain, entre otros.

La coalición entiende que al PNV le ha funcionado la apelación al «cuidado que viene EH Bildu» Análisis

El récord de 346.000 votos no se ha traducido en poder en las principales plazas institucionales euskadi y navarra

«El PNV ha crecido con un montón de votos no precisamente abertzales sino del PP y del PSE» lamento de otegi

La probabilidad de pactos globales en diputaciones y ayuntamientos vascos había llevado en campaña al PNV en Gipuzkoa a atemperar también su posición respecto al posible desalojo de Santano, aunque finalmente el resultado de Iridoy en las urnas fue mucho mejor que el que le preveían las encuestas. Fuentes peneuvistas hablaban de actuar con «responsabilidad» en la localidad fronteriza, y se inclinaban más bien por aprovechar la minoría del alcalde para condicionarle desde la oposición.

«Éxito cuantitativo»

Mientras, el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, compareció ayer en San Sebastián para valorar los resultados del 26-M. Otegi realizó su diagnóstico tras la reunión que mantuvo la mesa política de la coalición independentista y reiteró que el apoyo recibido por la formación soberanista en las urnas es «histórico», después de recabar 346.000 sufragios en el País Vasco y Navarra. «Nunca, jamás, la izquierda independentista de este país obtuvo este resultado», subrayó.

El dirigente abertzale realizó en primer lugar una lectura «cuantitativa» de los resultados, de los que destacó que han convertido a EH Bildu en «la primera fuerza municipalista» en Euskal Herria, gracias a los 1.247 ediles que ha obtenido, al tiempo que también recalcó los resultados obtenidos por la marca 'Orain Errepublikak' bajo la que concurre EH Bildu con ERC y BNC en las elecciones europeas, con tres eurodiputados. «Además, con perspectivas de seguir creciendo, que es nuestra ambición», insistió.

En cualquier caso, Otegi lamentó que los votos recabados no hayan tenido «traducción» al terreno cualitativo, lo que en la práctica ha impedido desbancar al PNV en Gipuzkoa como primera fuerza, lograr la Alcaldía de Vitoria o «sostener el cambio» en el Gobierno de Navarra.

Entre los motivos que encuentra para ello, Otegi atribuyó este fenómeno a la «apelación permanente» que el PNV ha realizado durante la campaña al «cuidado que viene EH Bildu», una táctica que, a su juicio, ha repercutido en que «probablemente» ha ayudado a los jeltzales «a llevarse un montón de votos, no precisamente abertzales sino del PP y del PSE».

No es la única consecuencia de la que habló el elgoibartarra, que ve en esos votos «del miedo» uno de los motivos «principales, sino el que más para el ensanche electoral del PNV», lo que le ha hecho que los peneuvistas se lleven el apoyo «más conservador» del país. Otegi, además, advirtió a los jeltzales de que «engordar electoralmente por ese lado y luego decir que uno tiene un proyecto abertzale no es compatible».

El dirigente soberanista afirmó que el crecimiento de EH Bildu se debe a que «la gente cree que la izquierda independentista tiene clara una hoja de ruta para este país», incidió en que «está más fuerte y en disposición de hablar con todo el mundo desde una posición de fortaleza política», y enfatizó en que seguirán trabajando para «construir la República vasca de iguales».