EH Bildu llama a construir el triunfo en Gipuzkoa a través de Debagoiena

EH Bildu llama a construir el triunfo en Gipuzkoa a través de Debagoiena

Otegi e Izagirre apelan a recuperar alcaldías perdidas en 2015 como la de Arrasate o Bergara, y conservar la de Oñati

JORGE SAINZ

La comarca de Debagoiena será el día 26 una especie de termómetro para EH Bildu a la hora de determinar el éxito o fracaso de la coalición en Gipuzkoa. Las huestes de Arnaldo Otegi están convencidas de mantener la «ola soberanista» de las pasadas generales y tratar de ganar en territorio guipuzcoano. Pero un cimiento clave de esa eventual victoria pasa por recuperar ayuntamientos en esta comarca, singularmente Arrasate y Bergara, ahora en manos del PNV. En la primera de estas localidades desembarcó este sábado la caravana electoral independentista con Otegi y el candidato a diputado general, Juan Karlos Izagirre. Otegi fue claro «debemos recuperar Arrasate». La vecina Bergara también es estratégica para la coalición, que también aspira a mantener Oñati.

Los pueblos del interior de Gipuzkoa vuelven, por lo tanto, a ser claves para engordar la bolsa de papeletas de EH Bildu en su pugna con los jeltzales, que parecen más fuertes en zonas como la capital, Donostia, o Irun y Eibar. Otegi recordó que en la comarca de Debagoiena se unen el movimiento de «las y los trabajadores y el independentismo y que fue allí donde hace 60 años se crearon las ikastolas, las cooperativas, el movimiento cultural...».

La entente soberanista tiene que apretar en estas zonas para apurar sus opciones de pelear la primera plaza en Gipuzkoa con el PNV y condicionar en la posible la reedición del pacto de gobierno foral de peneuvistas y socialistas. El PNV, de hecho, también trata de conservar sus apoyos en Debagoiena, donde ya no queda rastro de la polémica de las basuras.

Por ello, Otegi sacó este sábado de nuevo a relucir sus críticas a los dirigentes jeltzales por sus palabras hacia la izquierda abertzale. Los portavoces del PNV contra la izquierda independentista se colocan en niveles similares a los de Rivera y Casado», denunció. Pero advirtió de que eso tiene un precio: «la negación del proyecto nacional».

Por su parte, Juan Karlos Izagirre destacó que «estamos felices. Tenemos el programa y candidatos y candidatas que conectan con la mayoría de Gipuzkoa. En Gipuzkoa necesitáis y necesitamos unas instituciones que reflejen vuestros deseos, necesidades y aspiraciones». Y para ello apeló a dos factores claves. Uno, la participación, aunque esta variable parece más urgente para el PNV, y dos, una EH Bildu fuerte para que pueda «situarse en el centro de los acuerdos».

Apoyo de Urizar y Rodríguez

La candidata a la alcaldía Maider Morras, por último, agradeció el trabajo que está realizando en la campaña toda la comunidad de EH Bildu. Para reforzar a los aspirantes, en Arrasate comparecieron algunos dirigentes importantes de la zona, como el secretario general de EA, Pello Urizar, o la parlamentaria vasca Larraitz Ugarte, de Oñati.

Por la tarde, en Ordizia, estuvo la portavoz parlamentaria, Maddalen Iriarte, con Izagirre. Ambos denunciaron que esta semana se ha conocido la recaudación de la Diputación «y los trabajadores cada vez pagan más y las empresas, menos». «La gestión no es buena, denunciaron».

Por su parte, el líder de Sortu, el principal partido socio de la coalición, participó en el mitin de EH Bildu en Oiartzun. Arkaitz Rodríguez denunció que «a algunos les juzgan por meter la mano en la caja del dinero público, y a otros por defender con honestidad el mandato del pueblo».

Carrere y candidatas de EH Bildu, en la Parte Vieja.

La política de Igualdad fue el tema del día de este sábado en la campaña donostiarra de EH Bildu por lo que la alcaldable, Reyes Carrere, realizó un acto junto a las mujeres de su lista en la Parte Vieja, un punto clave para la seguridad nocturna de las mujeres. Acompañada de aspirantes como Olaia Duarte, la número tres, y otras representantes, propuso un decálogo con medidas como reforzar la Casa de las Mujeres de San Sebastián; potenciar los programas feministas; o fomentar unas fiestas en igualdad y euskaldunes, «evitando discriminaciones». Otras medidas pasan por reunirse con el movimiento feminista para plantear un plan donostiarra contra la violencia machista o programas de prevención contra agresiones de hombres a mujeres. Un punto importante es el diagnóstico de «puntos urbanísticos críticos». Según Carrere, en esta legislatura «el Gobierno municipal apenas ha hecho nada. La aspirante de EH Bildu se compromete a intensificar las reuniones con grupos vecinales para identificar mejor las zonas peligrosas y elaborar un mapa municipal de riesgo. En resumen, Carrere propone que las políticas de igualdad se aborden con «perspectiva feminista», poniendo la «prevención» ante agresiones como objetivo principal.

La alcaldable independentista entiende que entre los vecinos donostiarras hay amplia sensibilidad sobre la problemática pero que es necesario un «cambio estructural» a la hora de diseñar las medidas.