Barkos apuesta por afianzar en Navarra una economía circular y una cultura plural

Barkos, junto a Itziar Gómez, candidata a la alcaldía de Pamplona por Geroa Bai, y Daniel Innerarity /  EFE
Barkos, junto a Itziar Gómez, candidata a la alcaldía de Pamplona por Geroa Bai, y Daniel Innerarity / EFE

Esparza, de la coalición Navarra Suma, promete en Tudela derogar el decreto del euskera en la Ribera

J. ARTOLA PAMPLONA.

La candidata de Geroa Bai a revalidar la presidencia del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, apostó ayer por la economía circular, la cultura plural, las energías renovables y la lucha contra el desequilibrio territorial. En un acto electoral celebrado en Sarriguren, acompañada de Pablo Azcona, candidato de la coalición al Parlamento foral, Barkos destacó el «protagonismo esencial» del ámbito municipal en el cambio político que ahora, dijo, «toca afianzar» para avanzar. «Debemos hacer el tránsito de la economía lineal a la economía circular, de la cultura uniforme a la cultura plural, de la energía supuestamente infinita en recursos a las energías renovables, y de la concentración territorial al equilibrio territorial», afirmó.

La dirigente nacionalista añadió que el equilibrio territorial supone que todas las zonas «tengan estándares básicos de calidad de vida, de servicios e infraestructuras, que todas disfruten del desarrollo de Navarra, sin que ninguna quede atrás; en definitiva, y este es el objetivo de la campaña de Geroa Bai, que todas las zonas de Navarra tengan perspectiva de futuro». Esto, añadió Barkos, «supone equidad, que no uniformidad; supone distribuir de forma justa la riqueza y los recursos; y supone evitar la macrocefalia, que viene de la cultura unitaria frente a la cultura plural».

La candidata a la reelección de Geroa Bai recordó las consecuencias negativas de la falta de equilibrio territorial, como el despoblamiento y la afección al medio ambiente, y repasó medidas adoptadas por su Gobierno para fomentar el equilibrio territorial, como la financiación de inversiones locales o la banda ancha.

Por su parte, Pablo Azcona se refirió a algunas medidas de Geroa Bai para la siguiente legislatura, como un plan de actuación orientado al equilibrio territorial, que incluya propuestas de distribución de servicios en las comarcas, propuestas de infraestructuras básicas y la colaboración con el sector privado para el asentamiento de servicios que no dependen directamente de la administración.

Zona geoestratégica

Por su parte, el candidato de Navarra Suma a la presidencia del Gobierno foral, Javier Esparza, apostó en el acto electoral celebrado ayer por ofrecer oportunidades a la Ribera navarra y a sus ciudadanas y darle «la relevancia» que merece. «La Ribera es una tierra de oportunidades, una zona geoestratégica y con grandes fortalezas económicas que no se han sabido aprovechar por parte del actual gobierno», señaló en Tudela, y añadió que, «muy al contrario, se ha tratado de ningunear a esta zona». Y al respecto criticó que no se haya apostado por infraestructuras «vitales» como el Canal de Navarra o el TAV, y que se haya desincentivado la inversión industrial.

Además, Esparza afirmó que una de las primeras medidas que adoptará si es presidente será «derogar el decreto del euskera, que está perjudicando gravemente a los habitantes de la Ribera que quieren acceder a un puesto en la administración pública, y que está creando desigualdades y navarros de primera y de segunda». Convencido de que la Ribera dará «la espalda al nacionalismo vasco, al populismo y al PSN por querer pactar con Barkos», el candidato de Navarra Suma apela al voto de esta zona como «fundamental para conformar un gobierno constitucionalista en Navarra» liderado por esta entente de UPN, PP y Ciudadanos.

Más