El precio medio de la vivienda en Euskadi aumentó el 5% en 2018, por debajo del Estado

En el caso de las casas nuevas experimentó un aumento del 8,2 % (el 8 % en el conjunto del Estado) y en de la de segunda mano del 4,3 % (6,4 %).

EL DIARIO VASCO

El precio medio de la vivienda en Euskadi se incrementó el año pasado el 5 %, por debajo de la media del conjunto de España que fue del 6,6 %, lo que supone el mayor crecimiento desde 2007 y el quinto año consecutivo de subidas.

En Euskadi, a lo largo de 2018 el precio de la vivienda nueva experimentó un aumento del 8,2 % (el 8 % en el conjunto del Estado) y el de la de segunda mano del 4,3 % (6,4 %).

A nviel del Estado, el mercado inmobiliario sigue dando pasos firmes en su recuperación, aprovechando que aún se mantiene la etapa de dinero barato en la zona euro –tres años con el tipo de interés oficial al 0% y otros cuatro con un coste inferior a un punto–. Gracias a ello, el volumen de compraventas de casas ha crecido un 93,6% desde el suelo al que cayó a finales de 2013.

Aquel año se cerraron 300.349 operaciones y 2018 finalizó con 581.793, con incrementos en todas las regiones salvo Baleares (-5,1%) y Canarias (-2,5%), donde más prima la actividad turística. Los mayores avances, por el contrario, se registraron en La Rioja (24,4%), Navarra (18,5%) y Murcia (17,8%).

A nivel nacional, el sector suma cinco años seguidos de subidas, aunque el ritmo de crecimiento se ha ido desacelerando desde el 21,5% registrado en 2014. En 2017 el incremento fue de un 16,3%, y el último ejercicio el alza se quedó en el 9,3%. El último trimestre, no obstante, registró un repunte que le llevó a alcanzar el mayor número de compraventas en 11 años, esto es, desde 2007: 153.181.

Las operaciones, además, son lideradas por la vivienda usada, lo que evidencia que el mercado todavía sigue digiriendo parte del 'stock' de 1,2 millones de casas que aún arrastra. En 2018, prácticamente nueve de cada diez casas traspasadas (el 87,1%) eran de segunda mano.

También domina el mercado libre sobre el de vivienda protegida (VPO), con casi el 96% de las compraventas registradas en el primero. Y según la nacionalidad del comprador, el 16% eran extranjeros.

Menos ejecuciones de vivienda

En línea con esa recuperación las ejecuciones hipotecarias de vivienda habitual encadenan cuatro años de descensos. En 2018 se desplomaron un 40,7%, aunque afectaron a 6.523 familias, según las cifras que también este jueves difundió el INE. También bajaron los embargos sobre todo tipo de casas, un 6,6% hasta 25.903, mientras que subieron un 24,2% respecto a los solares (3.352 en total).

Los problemas financieros de los suelos y las fincas urbanas (locales comerciales, garajes, oficinas, trasteros, naves industriales…) son los que llevaron a que el total de ejecuciones inmobiliarias para la venta posterior de estas propiedades creciera un 6,6% hasta las 25.903, lo que es valorado de forma positiva por las consultoras del sector «al tiempo que la economía se recupera». Otro síntoma de que el mercado continúa en plena digestión tras la 'burbuja' es que ocho de cada diez embargos (el 79,7%) afectaron a viviendas de segunda mano y, entre ellas, más de la mitad (el 57,2%) correspondían a inmuebles adquiridos entre 2005 y 2008, antes de la crisis.