Una ficha estándar reflejará las cláusulas de las hipotecas

Una ficha estándar reflejará las cláusulas de las hipotecas
A. García

La banca habilitará un documento que permita al cliente visualizar las condiciones del crédito a partir del 16 de junio, con la nueva ley en vigor

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El Consejo de Ministros cerró este viernes los últimos flecos de la reforma de la ley hipotecaria con algunas novedades que facilitarán el proceso de contratación de estos créditos a partir del 16 de junio. Ese es el día que entrará en vigor la nueva normativa que afectará a quienes se hipotequen desde ese momento. El reglamento aprobado por el Gobierno obliga a la banca una ficha de información precontractual, así como de advertencias estandarizadas.

Se trata de documentos en los que la entidad tendrá que incluir la información exigida por la ley para que el cliente pueda visualizar de forma clara las condiciones, al tiempo que pueda compararlas con otras ofertas, si así lo desea.

Además, la norma establece cuál es la información que el banco deberá remitir a los hipotecados de forma periódica, una vez que el crédito entre en vigor. Las entidades tendrán que enviar «un documento de liquidación» en el que figuren: el tipo de interés aplicado al préstamo así como el que se vaya a calcular para el periodo siguiente; las comisiones que han sido abonadas, con su concepto, base y el periodo de devengo; cualquier otro gasto vinculado a la hipoteca; y «cuantos antecedentes sean precisos» para que el cliente pueda comprobar que la liquidación efectuada es la correcta. El banco remitirá este documento durante el mes de enero de cada año.

El reglamento aclara que la entidad tiene que informar a los hipotecados sobre los cambios en las condiciones del préstamo -por ejemplo, cuando corresponda la revisión del tipo de interés- al menos 15 días antes de que cumpla el plazo establecido en el crédito para proceder a esa revisión.

La orden regula, además, aspectos como las extensión de las reglas de publicidad de las actividad bancaria a prestamistas e intermediarios de crédito inmobiliario, los términos de la información de los préstamos en moneda extranjera y los requisitos mínimos de conocimientos y competencias exigibles al personal y directivos de los prestamistas de crédito, incluidos los bancos. Además, se han incorporado medidas que garantizan el mantenimiento de la protección de los titulares de hipotecas inversas.

Con la aprobación de este decreto se pone fin al largo proceso de tramitación de la reforma hipotecaria, que se inició ya con retraso en noviembre de 2017 y que fue aprobada en el Congreso a mediados del pasado mes de marzo. La ministra de Economía, Nadia Calviño, indicó este viernes que el decreto se tramitará por vía de urgencia y expresó su confianza en que finalmente la Comisión Europea no imponga a España la multa de 100.000 euros diarios por el retraso en la transposición de esta directiva, que debería haber estado lista hace tres años.

La ley hipotecaria introduce mejoras para la protección del ciudadano, incluyendo la prohibición de las cláusulas suelo, la reducción de los intereses de demora, la extensión del código de buenas prácticas o alternativas a los desahucios.